img_1234

“El parque industrial de La Rioja está sumido en una profunda crisis

“La situación es tan complicada que incluso está comenzando a afectar la cadena de pago, por un lado con demoras y por otro con cheques sin fondos”, sostuvo. Bustillo dijo que la recuperación podría llegar recién en 2017. 

Por Télam

El secretario de Industria de La Rioja, Luis Bustillo, alertó que “el parque industrial de La Rioja está sumido en una profunda crisis” y que no espera una reactivación al menos en el corto plazo. 

“La situación es tan complicada que incluso está comenzando a afectar la cadena de pago, por un lado con demoras y por otro con cheques sin fondos”, sostuvo. Bustillo dijo que la recuperación podría llegar recién en 2017. 

“Se ve una esperanza desde marzo en adelante, aunque sabemos de la enorme dificultad de cómo transitar hasta marzo, donde se avizora una mejoría. No es una crisis estacional, y lo principal en momentos como éste es trabajar para no perder los puestos de trabajo”, sostuvo.

Los anuncios de suspensiones en la empresa Puma, de La Rioja, las vacaciones anticipadas en Arcor, de Córdoba, y el cierre de plantas en Massalin Particulares se sumaron en la última semana a una ola de despidos e interrupción de las actividades en industrias de todo el país, en un contexto de crisis encabezado por textiles, tabacaleras, alimenticias, metalúrgicas y automotrices.

“Mauricio Macri es responsable de la ola de despidos. Los motivos que dan las empresas para reducir su personal son la caída del consumo, la apertura de las importaciones y el tarifazo del gas, todas consecuencias de la política económica llevada adelante por el gobierno de Cambiemos”, consideró el presidente del bloque del Frente para la Victoria, Héctor Recalde.

De acuerdo con un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que maneja el bloque, entre el 10 de diciembre de 2015 y el 31 de agosto de 2016 perdieron su trabajo o fueron suspendidas 208.080 personas en todo el país.

A esos números se suma un relevamiento propio, hecho sobre los últimos 40 días, que incluye el cierre de las textiles Top San Juan y TN Platex (Chaco) -empresa que además suspendió 450 operarios en La Rioja-, las 2.350 suspensiones en las plantas de Fiat, Iveco y Volkswagen de Córdoba; el cierre de la textil Fibranor (Chaco); la suspensión de 900 empleados en la textil Unisol (La Rioja); la suspensión de 300 trabajadores y el despido de 200 en la tabacalera Massalin Particulares (en Corrientes y Buenos Aires); la suspensión de 400 trabajadores en la alimenticia Arcor (Córdoba), entre los casos más notables.

Entre las metalúrgicas, se cuentan 150 afectados por el cierre de un turno en Acindar (Santa Fe), 76 suspensiones en Finpak (Catamarca), 400 suspensiones en Atma (Buenos Aires), y 125 suspensiones en Longvie (Catamarca). El relevamiento no incluye empresas en proceso de crisis, los despidos en la construcción ni los organismos estatales.
“Macri es doblemente responsable de esta situación”, aseguró Recalde, al señalar que la crisis es consecuencia de las medidas económicas del Gobierno nacional, sumado a que el Presidente vetó hace cinco meses la ley de emergencia laboral, “herramienta creada por el Congreso Nacional para detener la ola de despidos”.

En los fundamentos del veto, Macri dijo que la ley “no acompaña el contexto actual en el que la enorme mayoría de las empresas nacionales y extranjeras han manifestado su vocación de crear puestos de trabajo en lugar de reducir personal, porque confían en el potencial de la República Argentina en esta nueva etapa”.