img_1308

Gobernadores apoyan la propuesta de Bullrich de empezar las clases el 6 de marzo

El ministro de Educación, Esteban Bullrich, recordó que otro tipo de evaluaciones se hacían cada tres años y que desde la llegada de Cambiemos al Gobierno se pretenden hacer anualmente. 

Por Télam 
El ministro de Educación Esteban Bullrich anunció este jueves que propondrá a los ministros en el Consejo Federal a efectuarse en la localidad de Esquel a fines de este mes que las clases en el 2017 se inicien el 6 de marzo a raíz de un pedido de varios gobernadores que manifestaron su acuerdo para beneficiar así al sector turístico. 

Bullrich realizó este anuncio antes de ingresar al Coloquio de Idea en la ciudad de Mar del Plata e inmediatamente generó reacciones en el sector turístico que pedía que las clases se inicien la primera semana de marzo y no el 29 de febrero tal como sucedió en los dos últimos años. 

“Estamos trabajando con la gobernadora María Eugenia Vidal y otros gobernadores la posibilidad de que las clases se inicien el 6 de marzo, pero obviamente, lo tendrá que votar el Consejo Federal”, dijo Bullrich.

Es que al iniciarse las clases el 29 de febrero, ese mes se perdía para el turismo ya que las familias se lo tomaban para ultimar los detalles en la compra de útiles o para asegurar la inscripción de sus hijos, mientras que muchos docentes también debían realizar tareas administrativas en las escuelas.

Al escuchar la declaración de Bullrich, el intendente de Mar del Plata Carlos Arroyo destacó que la iniciativa “es una muy buena noticia porque responde a un pedido de toda la sociedad marplatense” al tiempo que sostuvo que “tenemos que garantizar calidad y no cantidad, ese es el desafío”.

El funcionario puntualizó que con esta noticia “deben ponerse contentos, además, el Ente de Turismo con su nueva Presidenta, las cámaras de turismo y comercios de la ciudad y el colegio de martilleros”

“Esto permitirá planificar la temporada en base a dos meses completos de descanso más el remanente de días que quede desde la finalización de las clases hasta las fiestas de Navidad y Año Nuevo”, remarcó el intendente.

La iniciativa llega en momentos en que la Cámara de Diputados sancionó el 16 de setiembre pasado un proyecto de la diputada radical Brenda Austin que establece por ley la obligatoriedad de fijar un calendario de 190 días de clases.

La necesidad de aumentar los 180 días de clases actuales que establecía la Ley de Educación a 190 fue decidida en el 2010 pero concretada a partir del año pasado y por ello se definió iniciar las clases el 29 de febrero, situación que se repitió este año.

El proyecto de la diputada Austin ingresó al Senado y será tratado en la Comisión de Educación que preside la senadora Liliana Negre de Alonso.

• Evaluación Aprender

En tanto, ante el rechazo de los docentes, padres y alumnos a la evaluación Aprender 2016, el ministro Bullrich, justificó los exámenes del próximo martes a 1,4 millón de chicos y aseguró que se hace para “llegar a soluciones individuales”.

“Lo que estamos buscando es empezar a trabajar escuela por escuela, cada escuela es un mundo”, explicó el funcionario en diálogo con Radio 10. “La prueba estandarizada nos marca una variable, pero comprende además un cuestionario de contexto que nos permite entender la realidad de cada escuela”, agregó.

Según detalló Bullrich, las evaluaciones de fin de ciclo primario y secundario se aplicarán a todos los alumnos de establecimientos privados y estatales. 

El Ministerio informó que las pruebas se tomarán en más de 30.000 escuelas de todo el país, colaborarán 31.365 directivos como “veedores” y unos 71.606 docentes “aplicadores”. Los test se tomarán a todos los estudiantes que estén cursando 6° grado de primaria y 5° o 6° año del secundario, según el sistema de nivel de cada jurisdicción, y una muestra representativa de alumnos de 3° grado de primaria y de 2° o 3° año de nivel medio dependiendo también del sistema existente en cada provincia.

“Se trata del plan nacional de evaluación de los aprendizajes de los estudiantes y de sistematización de la información acerca de algunas de las condiciones en las que ellos se desarrollan”, afirmaron desde la cartera educativa. 

Bullrich recordó que otro tipo de evaluaciones se hacían cada tres años y que desde la llegada de Cambiemos al Gobierno se pretenden hacer anualmente. “Lo más importantes es que no había una devolución a cada escuela. Hay que personalizar las respuestas. Hay que trabajar en conjunto para entender que hay que llegar a soluciones individuales”, resumió el ministro.

Está previsto que para el 19 de octubre sólo los alumnos de 5° o 6° año del nivel secundario rendirán pruebas adicionales, ya que en esos años se evalúan cuatro áreas: lengua, matemática, naturales y sociales). El martes no habrá clases en los colegios primarios y secundarios de la Argentina. El miércoles solo afectará a los más grandes.

La secretaria de Evaluación, Elena Duro, precisó que las pruebas estarán acompañadas de un cuestionario de contexto sobre factores asociados, que responderán directores, docentes y alumnos a fin de obtener información valiosa sobre algunos aspectos que inciden en los aprendizajes. Esta es la principal crítica de los sindicatos y papás: que los exámenes no tienen en cuenta los “contextos” de los chicos. 

Pero además, los detractores aseguran que se concibe a la evaluación como un “mecanismo punitivo”, se organizó de manera “inconsulta”, en los establecimientos del interior poseen “poca” información, “reduce” la participación de los docentes a meros “aplicadores”, ofrecen $ 1.000 para a cada maestro que “aplique” y se niegan reabrir paritarias, refuerza la “desigualdad” escolar con posibles sistemas de premios y castigos y que impulsa a un modelo educativo cada vez más “privatista”.

Sin embargo, el Ministerio de Educación detalló que las pruebas han sido elaboradas por la Secretaría de Evaluación de la cartera y que fue consensuado en el marco del Consejo Federal de Educación con la participación de docentes y especialistas.

“Es indispensable contar con información del conjunto de las escuelas del país que retroalimenten a los colegios, los docentes y a quienes deciden sobre la política educativa para realizar acciones que disminuyan las brechas de inequidad y mejoren la calidad educativa”, sostuvieron desde el entorno de Bullrich.

Se estima que los resultados de Aprender 2016 se conocerán a partir del primer trimestre del ciclo lectivo 2017, respetando el anonimato de los estudiantes y las escuelas, acorde a lo establecido en la Ley de Educación Nacional.

Gustavo Iaies, director del Centro de Estudios en Políticas Públicas (CEPP) y exviceministro de Educación del gobierno radical de la Alianza, defendió la iniciativa. “Podemos encontrarnos ante la verdad, a partir de acá empezar a ver cómo empezamos a mejorar”, dijo a Radio 10. El académico sostuvo que la evalución trazará una “línea de base” para decir ‘está fuerte en esto, están débiles en esto’ y volver a evaluar en dos años para ver si se mejoró”.

Según Iaies, el Gobierno pretende con este programa ver dónde están las “fortalezas y los problemas”, porque según consideró, el examen “te dice cómo estás y eso define el trabajo para hacer”.

“Hay que poder trabajar con los chicos sobre sus dificultades. La prueba lo que va a decir es lo que pueden y lo que no pueden”, aclaró Iaes, que actualmente asesora al massismo. “Vamos a saber en cada aula cuál es el nivel y qué está pasando, y poder hacer un plan de mejora”, remarcó.

La ministra de Educación jujeña, Isolda Calsina, defendió el Operativo. “Queremos una mejora que signifique un mayor aprendizaje”, dijo a la prensa local, y comparó el Aprender con un censo nacional. “Se va censar la calidad educativa. Antes los resultados estaban en dos o tres años. Acá nosotros en marzo próximo vamos a tener los resultados para compartirlos con cada escuela”, estimó. Tras señalar que las jornadas evaluativas no tendrán calificaciones para los alumnos, aseguró que lo importante es “tener una fotografía clara de todo el sistema educativo”.