Martínez Ossola confirmó que el próximo lunes entregará al papa Francisco la documentación que solicita que se declare “martir” de la Iglesia Católica al obispo riojano asesinado por la dictadura cívico-militar

Por Agencia DyN 

El vicario de la diócesis de La Rioja, Enrique Martínez Ossola, confirmó que el próximo lunes entregará al papa Francisco la documentación que solicita que se declare “martir” de la Iglesia Católica al obispo riojano asesinado por la dictadura cívico-militar, así como también las causas de los sacerdotes Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville, y el laico Wenceslao Pedernera.

La información, que ya fue entregada a la Nunciatura, será elevada a la Congregación para la Causa de los Santos, “presidida por el mismo cardenal que estuvo hace tres años beatificando al Cura Brochero, Angelo Amato, un hombre sencillo y sensato”, señaló Martínez Ossola a la agencia DyN.

La documentación que puede convertir en mártires a Enrique Angelelli y otros tres religiosos, asesinados por la dictadura entre el 18 de julio y el 4 de agosto de 1976, podría también iniciar el camino hacia la beatificación o canonización de las víctimas del terrorismo de Estado.

Martínez Ossolo destacó a DyN que los documentos tienen “un peso ingobernable, mientras que los originales quedaron en la diócesis. Son archivos secretos. No son documentos públicos”.

“En el caso de Angelelli, Carlos, Gabriel y Wenceslao se trata de martirios y la documentación debe demostrar que murieron por la causa del Evangelio, por su posición de creyentes y cristianos defendiendo la vida en un régimen dictatorial, por lo tanto puede ser más breve”, explicó.

Para la Iglesia, amplió, santos y mártires “son vidas que dan ejemplo, que generan compromiso, movimiento, respuesta, por eso los propone y certifica que están junto a Dios” y en ambos casos pueden ser objeto de culto.