img_1457

El operativo Aprender comenzó con un alto nivel de cumplimiento, a pesar de algunas protestas

La primera parte, que entre este martes y miércoles evaluará a 1.400.000 alumnos de todo el país y que recibió un fuerte respaldo del presidente Mauricio Macri, se inició con un alto nivel de cumplimiento, a pesar de las protestas, críticas y algunas escuelas tomadas.

Por Télam 
En la mayoría de las escuelas la prueba comenzó a tomarse desde las 7.30 con “normalidad”, según precisaron algunas directoras consultadas por Télam.

Claudia Chiaro, directora de la Escuela de Comercio 9 “José Ingenieros” sostuvo que “la evaluación comenzó después de las 7.30, con asistencia de todos los alumnos de quinto año”.

Asimismo, detalló que “como son dos divisiones, vinieron dos aplicadores y dos docentes. Pero la verdad es que no hubo ningún inconveniente ni reclamo por parte de estudiantes ni padres respecto de la prueba”.

Por su parte, directivos de la escuela Delfina Mitre de Vedia Nº14, del barrio porteño de Flores, explicaron que desde las 8.30 se lleva a cabo “con total normalidad la evaluación”.

“Tenemos una asistencia completa, y como sólo tenemos un sexto grado está la docente del curso, un aplicador y los directivos”.

“El resto de los nenes no tienen clases hoy”, explicó Marisa la directora del establecimiento y señaló que no tuvo “reclamos ni cuestionamientos” por la implementación de esta evaluación.

Macri respaldó la evaluación

El presidente Mauricio Macri defendió el examen y señaló que apunta a “mejorar” la educación y afirmó que “el único camino para salir de la pobreza es que todos los chicos, en cada rincón del país, tengan la misma posibilidad de aprender”.

En una columna publicada en la agencia Noticias Argentinas, el mandatario aseguró que “nada es más importante para el futuro de una persona o de un país que lo que esa persona o ese país haga hoy por su educación” porque “mejor educación es una Argentina con más oportunidades y menos pobreza” tendiente a que los estudiantes puedan “tener un trabajo de calidad y desarrollarse en un mundo donde el talento y la creatividad son cada vez más importantes”.

“Hoy sabemos que sólo dos de cada cuatro chicos que empiezan la escuela logran finalizarla. Y de los dos que llegan a esta meta, sólo uno comprende textos. Estos datos no pueden pasar desapercibidos”, puntualizó Macri y llamó a no “perder un minuto más”.

Protestas de gremios y estudiantes

En tanto, desde las 7, integrantes del gremio docente Ademys realizó una protesta en rechazo a la implementación de esta evaluación en la intersección de las avenidas Rivadavia y Acoyte, en el barrio porteño de Caballito.

“Entendemos que ésta es una prueba estandarizada que no refleja de manera alguna el aprendizaje en el aula. Se toma la misma evaluación en todo el país y se deja de lado el contexto social, sea grupal o individual”, sostuvo el Secretario General del gremio Jorge Adaro.

Docentes cortaron Acoyte y Rivadavia en repudio al operativo Aprender

Por su parte Silvia Almasan, secretaria de cultura del gremio de docente bonaerenses Suteba afirmó que “no estamos de acuerdo con el Operativo, son prescripciones de los organismos de crédito internacional que no cuantifica cómo construyen, cómo reflexionan y razonan nuestros estudiantes”.

La gremialista consideró que la prueba busca demostrar “los juicios que ya ha expresado el gobierno nacional, que la educación en Argentina está en crisis, que el sistema educativo no sirve, ha fracasado, que es una fábrica de chorizos, que produce chorizos”.

En la ciudad de La Plata, un grupo de estudiantes se manifestaron con consignas y sentadas en rechazo al Operativo.

“No se puede evaluar la educación pública de una forma estandarizada sin tener en cuenta la particularidad de cada alumno o cada colegio, no es lo mismo un colegio agro técnico que un colegio técnico o un colegio en situación de encierro”, dijo Sofía, una alumna de la Escuela Normal 1 en la ciudad de La Plata.

La situación de protesta se replicó en diferentes establecimientos educativos, con pasacalles y sentadas en diferentes instituciones de la capital bonaerense.

En tanto estudiantes del Nacional de Adrogué, Nacional 1 de Quilmes y de la Escuela Normal Antonio Mentruyt (ENAM) de Banfield tomaron los establecimientos en rechazo a esta evaluación.

Voces a favor

Por su parte, el presidente de la Comisión de Educación del Senado bonaerense, Juan Pablo Allan, defendió la implementación de la Evaluación Aprender que se realiza en todo el país, puntualizó que “es una medida muy importante que impulsa el ministro Esteban Bullrich y todo su equipo para conocer el nivel y la calidad del aprendizaje que reciben nuestros hijos”, y cuestionó a los sindicalistas que criticaron esta medida.

“Muchos de ellos no pueden explicar por qué se oponen, no lo pueden hacer porque le tienen miedo a que se conozca la verdad sobre el ausentismo, la baja calidad y muchas carencias que tiene hoy el sistema educativo”, aseveró.

Sostuvo que “algunos sindicalistas se oponen porque se creen los dueños de la verdad, creen que todo lo que hacen está bien y jamás se someten a ninguna evaluación. Esto es lo mismo: no quieren una evaluación porque les tienen miedo a los resultados”.

El legislador de Cambiemos cree que “todos: políticos, maestros, estudiantes y familiares deben comprometerse con este programa que apunta a construir cimientos sólidos para la educación de los chicos”.

“La mayoría de los maestros nos acompaña, porque entienden que este estudio es necesario para comenzar un proceso de mejora continua de los aprendizajes, en busca de una mayor equidad”, resaltó.

Operativo Aprender: “Lo necesitamos para saber hacia dónde vamos”

El objetivo de Aprender, según las autoridades nacionales, “es relevar información oportuna y de calidad sobre los logros alcanzados y los desafíos pendientes del sistema educativo”.

“Los resultados -aseguran- permitirán brindar orientaciones que contribuyan a la mejora continua de los aprendizajes y a una mayor equidad, y planificar políticas que optimicen la calidad educativa”.