El presidente de la Federación Económica de la Ciudad de Buenos Aires, Raúl Zylbersztein, dijo a Télam que “la mesa que negoció este miércoles no tiene representatividad porque las pymes, centralizadas en tres grandes entidades como son la CAME, APYME y CGERA, no fueron convocadas”.

Asimismo, advirtió sobre “una trampa donde se traslada el problema a los sectores más castigados por las políticas actuales”.

“Si las pymes representan el 80 por ciento de los trabajadores, ningunearnos es un absurdo. Por otra parte, que no aseguren esos 2.000 pesos y después se tenga que negociar en paritarias, es trasladar un problema a una mesa futura, donde no tiene que haberlo ya que la baja del poder adquisitivo de los trabajadores redunda en el salario de los trabajadores, es decir, estamos del mismo lado del problema, entonces, ¿cómo puede ser que podamos resolverlo?”, se preguntó.

Además, “tenemos bajas de ventas, suba de tarifas, competencia de China y encima somos nosotros los que tenemos que hacernos cargo de los trabajadores. Por eso, todo es un absurdo y una trampa en la que no tenemos que caer”, añadió el empresario.

Zylbersztein propuso además que “como el bono es necesario, el Gobierno podría hacer un esfuerzo y, por ejemplo, proponer que si lo otorgamos, se nos pueda descontar del IVA o del impuesto a las cargas sociales. Tenemos ideas y propuestas las pymes”, añadió.

En el mismo sentido se pronunció el presidente de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME), Eduardo Fernández, quien advirtió, en declaraciones a Radio 10, que las firmas más chicas “no podrán pagar un bono de fin de año sin asistencia del Estado” y lamentó que en la negociación por ese ítem se realizó “con la ausencia del sector”.
“Sin asistencia del Estado va a hacer imposible afrontarlo (por el bono). Además, ninguna de las entidades de las pequeñas y medianas empresas intervino en la discusión”, se quejó.

También los emprendedores, nucleados Unión de Emprendedores de la República Argentina, manifestaron su oposición respecto del bono. “Resulta imposible para los emprendedores, que en realidad somos los que empleamos al 60% de los trabajadores en relación de dependencia, cumplir con un plus exigido por el sindicalismo. La crisis en nuestro sector es en extremo severa”, afirmó Rodolfo Llanos, vocero de la entidad.

“Si los emprendimientos tienen que pagar sueldos, aguinaldo y bono en diciembre, sin duda muchos no podrán hacer frente a este escenario y terminarán optando por despedir personal”, advirtió, al tiempo que se sumó a los cuestionamientos por no haber sido convocados a formar parte de la mesa de diálogo.

En diálogo con Télam Radio, José Bereciartúa, secretario General de CAME, manifestó: “No vamos a pagar el bono porque hace unos días se cerró un acuerdo salarial del 19% en dos tramos”.

El Gobierno reunió este martes a empresarios y sindicalistas en la Casa Rosada, donde convocó a las partes a que inicien negociaciones sector por sector sobre el pago de un bono extraordinario de fin de año, cuya base de referencia fue fijada en 2.000 pesos.

El encuentro concluyó con la firma de un documento con tres puntos: institucionalizar la mesa tripartita como espacio de diálogo; el inicio de las negociaciones por el bono de fin de año; y utilizar como eje articulador la agenda de trabajo contemplada en el plan productivo nacional.

La reunión tuvo al jefe de Gabinete, Marcos Peña, a la cabeza de la mesa, acompañado por otros funcionarios nacionales; y a una importante representación gremial liderada por el triunvirato que conduce la CGT y a los integrantes del denominado Grupo de los 6, que congrega los principales ejecutivos del país, encabezando la comitiva empresaria.

Por Télam