El titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, opinó hoy que el bono extraordinario que negociarán empresarios y sindicalistas con un piso de 2.000 pesos anunciado ayer por el Gobierno “es algo inconsistente, un real paquetito de humo”, donde además “se cerró la posibilidad de una reapertura de las paritarias y no se habló de los despedidos”.

En esa línea, el sindicalista dijo que el resultado del encuentro donde se acordóel bono extraordinario que negociarán empresarios y sindicalistas con un piso de 2.000 pesos anunciado ayer por el Gobierno es “un retroceso enorme para los trabajadores” y consideró “un error” por parte de la CGT “haber aceptado las condiciones del Gobierno” y la postura de los empresarios, porque apuntó que el bono “lo van a pagar los que puedan pagarlo y los que no, no lo pagan”.

Yasky caracterizó a los resultados de la mesa del diálogo como “una discusión absolutamente fallida” e insistió en remarcar que “no discute la situación salarial de fondo ni de la desocupación ni de los despidos masivos”.

Por otra parte, el gremialista aceptó que “ha caído unos puntos la inflación”, pero lo atribuyó a que “los argentinos estamos viviendo una brutal recesión y porque no hay consumo popular”.

“Los que ganan menos de 12.000 pesos, que son el 60% de los asalariados, no compran más que alimentos”, finalizó.

La CTA de los Trabajadores que conduce Yasky, al igual que la CTA Autónoma del estatal Pablo Micheli, no fueron convocadas a la reunión de ayer entre el gobierno, sindicalistas y empresarios.