El poder Ejecutivo envió al Congreso el proyecto para limitar los superpoderes

img_1505

El proyecto propone reformar el artículo 37 de la ley de Administración Financiera para limitar los denominados superpoderes, y establece un 10% como tope para reasignar recursos del Presupuesto para 2017, un 7,5 para 2018 y 5% para 2019 y los años siguientes.

En este sentido, el proyecto oficial -que deberá ser analizado primero en Diputados y luego en el Senado- propone acotar a un 10 por ciento del Presupuesto la posibilidad de reasignar recursos por parte del Poder Ejecutivo durante el ejercicio 2017, con lo cual le pondría un tope a una potestad que, desde el 2006 hasta ahora, fue ejercida sin techo.

En tanto, para los años subsiguientes, la propuesta de la gestión de Cambiemos es ir reduciendo gradualmente el margen para la reasignación de partidas, que para el 2018 la fija en el 7,5 por ciento del total del Presupuesto y mientras que, para el 2019, la lleva al 5 por ciento. 

Se trata de una reforma al artículo 37 de la ley de Administración Financiera que concreta algo que ya había sido anunciado desde el Gobierno nacional en distintas oportunidades y que, incluso, había sido tema en la campaña electoral con vistas a las presidenciales. 

De esta manera, el gobierno de Mauricio Macri resolvió autolimitarse en las atribuciones que ahora tenía para reformular sin topes las partidas presupuestarias y devolverle al Congreso Nacional atribuciones que había perdido en el 2006 en la gestión kirchnerista, cuando se modificó el artículo 37 de la ley de Administración Financiera.

Ahora esta iniciativa recibirá dictamen junto al Presupuesto el próximo jueves en la Comisión de Presupuesto, que conduce el macrista Luciano Laspina, con el objetivo que pueda ser aprobada en una sesión especial que se celebrará el próximo 2 y 3 de noviembre.

Así, el Gobierno concretó el envío de uno de los tres proyectos que había anunciado el ministro de Hacienda Alfonso, Prat Gay, al presentar el proyecto de Presupuesto 2017, y ahora falta la reforma de la ley de Responsabilidad Fiscal que se está acordando con los gobernadores, y de Ganancias.

Uno de los proyectos más complicados es la reforma de Ganancias que el gobierno enviará en los primeros días de noviembre y que el oficialismo en Diputados buscará sancionar el 30 de ese mes, en la última sesión ordinaria del año, con la idea de que el Senado lo trate en sesiones extraordinarias, según indicaron fuentes parlamentarias.

Las dificultades están centradas en que los gobernadores quieren un aumento del mínimo no imponible muy moderado, ya que, cuando fue incrementado en febrero pasado, tuvieron una reducción de recursos de unos 27 mil millones de pesos, ya que Ganancias es un impuesto coparticipable.

En este sentido, fuentes legislativas señalaron que la iniciativa oficial plantea un aumento de un 10 a un 17 por ciento del mínimo no imponible y una nueva escala de Ganancias que modifica el actual régimen, donde se aplican porcentajes del 9 al 35 por ciento.

En tanto, la recorte de los llamados superpoderes busca acotar una facultad delegada por el Congreso al Ejecutivo durante la gestión kirchnerista, que, así, desde el 2006, no tuvo ningún tope para reasignar partidas. 

No obstante, la gestión del Frente para la Victoria utilizó parcialmente esas facultades dado que la mayoría del Presupuesto siempre tiene gastos fijos imposibles de modificar como el gasto social, educativo, y el pago del endeudamiento externo.

De hecho, la ley votada en el 2006 impedía reformular el gasto total del Presupuesto Nacional, del endeudamiento y los gastos reservados de inteligencia y seguridad, cuyo potestad seguía en manos del Congreso Nacional.

En los fundamentos del proyecto enviado ahora al Congreso, según lo señalado por fuentes del oficialismo, se establece que el objetivo es “posibilitar un mayor equilibrio entre las facultades reservadas al Congreso Nacional y la flexibilidad que necesita el Poder Ejecutivo para la ejecución presupuestaria”.

Por Télam