Puma anticipó las vacaciones de 900 empleados en La Rioja

001064871

Unisol, la licenciataria de la marca Puma en la Argentina, adelantó las vacaciones a los trabajadores de sus plantas riojanas, ubicadas en Chamical y Chilecito.

La medida también aplicará en las instalaciones de la firma en la capital provincial, donde se arman las unidades, a partir del 20 de noviembre. En total, la decisión afecta a alrededor de 900 empleados.

Saúl Carrizo, secretario general de la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado de La Rioja, dijo que el adelanto de las vacaciones es porque las ventas cayeron un promedio del 30% y porque todo el sector está golpeado por la apertura de importaciones.

“No se puede competir con China y eso trae problemas a muchas empresas”, agregó.

“No queda otra que estas medidas, porque lo que se quiere es cuidar las fuentes de trabajo; si sigue entrando calzado va a ser peor”, advirtió el gremialista

Insistió en que las capelladas importadas que ingresan desde China lo hacen “a muy bajo precio y no se puede competir”.

Si se reemplazara las nacionales por ese producto, el personal de Chilecito y Chamical quedaría sin trabajo, según estimó el sindicalista en diálogo con La Nación.

Para Carrizo la situación del sector calzado es “peor que la de los textiles; si no se detienen las importaciones será grave”. Puma fabrica unos 8.000 pares por día en La Rioja.

La planta de Puma en la capital riojana está en el Parque Industrial, donde hay varias fábricas textiles con suspensiones y despidos.

El titular de la Asociación Obrera Textil, Ramón Gómez, planteó a La Nación que esperaban que las mejoras en la actividad llegaran a esta altura del año, “pero no hay nada; todas las empresas están con problemas”.

Por La Nación