Un riojano en la licitación irregular para los cinco bingos porteños

bingos-portenos-querian-cristobal-lopez_claima20161109_0342_28

Antes de refugiarse en Santa Cruz, el ex titular de Lotería Nacional, Roberto López, intentó forzar una licitación irregular para los cinco bingos porteños. Firmó resoluciones y varias carta documento, pero finalmente tuvo que desistir. La maniobra, orquestada para beneficiar al empresario Cristóbal López, de estrecha relación con el ex funcionario, está siendo investigada por la Justicia. El juez federal Luis Rodriguez ya le tomó indagatoria y ahora debe definir si lo procesa.

López está acusado de “perjudicar los intereses y los derechos del Instituto del Juego de la Ciudad”. De hecho, el ex titular de ese organismo, Néstor García Lira, fue el impulsor de la denuncia penal.

Ante el juez, el ex titular de Lotería presentó un escrito de once carillas y se negó a contestar preguntas. Cuando le preguntaron por sus datos personales, dijo que sus ingresos actuales, por su trabajo como contador, son alrededor de $60 mil. Y que también se desempeña como titular de Lotería de Santa Cruz. Cuando tuvo que dar su domicilio, optó por el de su escribanía, ubicada en Néstor Kirchner 1625 (Río Gallegos), donde además funciona su empresa constructora, “La Princesa SA”. Con esa firma, tal como reveló Clarín, compró dos lotes de 700 m2 en el country “Los Cardales”. Su objetivo era construir una casa. No llegó a tiempo.

Volvamos a la maniobra para los bingos. El periplo arrancó en julio de 2014, cuando López le ordenó a la gerencia de Mercado y Juegos de Lotería Nacional que comience la selección de nuevos operadores para las salas de bingo. En diciembre de ese año, junto al resto de los integrantes del directorio (Andrés Cimadevilla, Andrés Prudkin Silva y Juan Manuel Artico) aprobaron el pliego de bases y condiciones, aunque no tenían el aval del Instituto del Juego porteño.

A partir de ese momento se dio un cruce de cartas documento con las autoridades de la Ciudad. Paralelamente, el proceso seguía avanzado. De hecho, nueve empresas, algunas ligadas al empresario preferido por los Kirchner, compraron el pliego.

López intentó una tregua fallida con García Lira. El funcionario porteño no se presentó y lo terminó denunciando. Ante un escenario tan adverso, en abril del año pasado, el entonces titular de Lotería firmó la resolución 51 y suspendió la licitación.

López ya había jugado a favor de Cristóbal López en 2007. De hecho, redactó el informe técnico para justificar el famoso decreto de Néstor Kirchner que amplió las tragamonedas en el Hipódromo de Palermo hasta 2032. 

El final de los bingos porteños ya es conocido. En mayo, las cinco salas de juego terminaron cerrando sus puertas: tenían los contratos vencidos desde 2014 y una millonaria deuda con Lotería Nacional por el canon. Las actuales autoridades de ese organismo -en proceso de transición por el traspaso del juego a la Ciudad- ya iniciaron los reclamos para intentar recuperar ese dinero. No es una tarea sencilla.

Por Clarín