La recesión afecta a La Rioja con una contracción del 6% 

dsc00686

Si bien a nivel país la economía atraviesa un estancamiento en la actividad, a nivel provincial, dos parecen haberse salvado, al menos al decir por su variaciones interanuales en el segundo trimestre: Santa Fe y Córdoba fueron las únicas que, de los 24 estados subnacionales (sumando también a la Ciudad de Buenos Aires), crecieron entre abril y junio de este año en comparación con igual período de 2015.

Un punto que no puede pasar desapercibido es que tanto la provincia gobernada por Miguel Lifschitz como la de Juan Schiaretti, las dos únicas que crecieron, vieron modificarse sustancialmente sus ingresos en lo que va del año: por un fallo de la Corte Suprema de noviembre de 2015 el Estado Nacional dejó de retener el 15% de la coparticipación y tuvo que devolver fondos que habían quedado en las arcas nacionales por 10 años, desde 2006.

Lo llamativo es que también San Luis fue beneficiada por esta medida, pero esta provincia, según el relevamiento de la consultora Federico Muñoz y Asociados, cayó en el segundo trimestre un poco más de 3% en la comparación con igual período del año pasado.

“La devolución de los 15 puntos de coparticipación tuvo que haber impactado”, sostuvo el economista Félix Piacentini, de NoaNomics.

En el caso puntual de Córdoba, la recaudación de ingresos brutos también muestra una favorable situación de la actividad: creció un 43,8% en el acumulado a septiembre, en comparación con los primeros nueve meses de 2015.

Santa Fe, en cambio, el ritmo de incremento de recaudación de ingresos brutos fue más magra: subió un 29,1% en el primer semestre, por debajo de la inflación.

En ambas provincias la producción agropecuaria es fuerte, aunque en Córdoba jugó en contra el freno en la producción automotriz. “De todos modos, en el total terminó impactando de manera más importante el campo”, razonó Piacentini.

Si bien tanto Córdoba como Santa Fe registraron crecimientos en las comparaciones interanuales, no se salvaron de haber caído en recesión técnica. La definición dice que dos trimestres seguidos de baja en la medición mensual desestacionalizada implican recesión.

cc151116e003i13.jpg_258117318.jpgY, en ese sentido, los 24 estados subnacionales registraron recesión técnica, al decir por la variación del nivel de actividad, en el registro mensual. De todos modos, todas llegaron a tener tres trimestres seguidos de caída, a excepción de Santa Fe y Córdoba, que tuvieron “sólo” dos, y de San Juan, que acumuló cuatro de retracción.

Así, las únicas dos que mejor les fue tuvieron una suba interanual de actividad, aunque magra: en Santa Fe no llegó a ser de un 1%, mientras que en Córdoba la expansión de la economía provincial fue aún menor, de en torno a un 0,2%.

Los restantes 22 distritos registraron variaciones interanuales negativas, identificó Federico Muñoz. “En algunos casos puntales, las caídas fueron realmente severas. Esa es, por ejemplo, la situación de Santa Cruz, que sufre de manera muy sensible el final del trato preferencial que gozara durante las sucesivas gestiones Kirchner; registró una caída de casi 9% frente al nivel del segundo trimestre de 2015”, detalló.

Por su parte, Catamarca y La Rioja también mostraron contracciones superiores al 6% interanual. La estimación que elaboran desde esta consultora señala que, durante el tercer trimestre, se podría dar una estabilización del nivel de actividad nacional. “Por ende, probablemente presenciemos un panorama más heterogéneo en la di námica del nivel de actividad provincial: unos cuantos distritos debieran seguir inmersos en el proceso recesivo, pero algunos acaso ensayen un leve repunte del nivel de actividad”, estimó.