Voto electrónico: el PJ no se decide

14_136.jpg


El peronismo no se decide. Hay senadores que quieren la boleta electrónica propuesta por el Gobierno, otros que la quieren sin chip y otros que directamente no quieren ningún cambio en la forma de votar y prefieren que todo siga igual.

Así está de abierto el panorama en la bancada mayoritaria de la Cámara Alta, PJ-Frente para la Victoria, que integran 38 de los 72 senadores y que conduce el rionegrino Miguel Pichetto. El suspenso se mantendrá hasta el jueves, cuando visiten el bloque los 12 gobernadores del Partido Justicialista (PJ). En ese encuentro se fijará una postura.

Al cónclave fueron invitados todos: Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Carlos Verna (La Pampa), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Uñac (San Juan), Sergio Casas (La Rioja), Lucía Corpacci (Catamarca), Juan Manzur (Tucumán), Hugo Passalacqua (Misiones), Domingo Peppo (Chaco), Gildo Insfrán (Formosa) y Juan Manuel Urtubey (Salta). También, la mandataria santiagueña Claudia Abdala de Zamora.

Las invitaciones empezaron a ser cursadas la semana pasada por el propio Pichetto, quien entiende que la postura del bloque debe ser fijada en conjunto entre senadores y gobernadores.

Molestos en la Rosada

En la Casa Rosada la indefinición genera malestar, porque persiste inclusive después de que el presidente Mauricio Macri se reunió el martes con gobernadores del PJ en la quinta de Olivos, quienes se comprometieron a apoyar la reforma electoral.

“Los gobernadores le dicen a Macri que sí, pero después a los senadores no les dicen nada o les dicen que no. Por eso los vamos a convocar al bloque para que nos digan qué quieren”, dijo a La Voz un senador del bloque PJ-FPV.

En ese contexto, un diputado macrista que mantiene línea directa con el Presidente no dudó en darla por “hundida” a la reforma electoral, en vista de que el Senado demora el tratamiento –aún no hay fecha para emitir dictámenes– y de que las Paso se realizarán en menos de nueve meses.

Con suerte, si el PJ-FPV define su postura, el proyecto podría ser tratado en el recinto del Senado el miércoles 30. Atento a todas las posibilidades, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, ya puso fecha para tratar el proyecto cuando eventualmente sea devuelto con cambios: el miércoles 14 de diciembre, en sesión extraordinaria.

Razones

La cita a los gobernadores peronistas tiene su razón de ser: los senadores del bloque PJ-FPV no quieren quedar como los malos de la película, porque si en el Congreso se frustra la boleta electrónica –una de las principales promesas de campaña de Macri– interpretan que serán ellos los que quedarán como los responsables de que continúe el sistema de votación actual de papel, asociado con el clientelismo y el fraude.

En la Casa Rosada ya saben qué dirán si la reforma electoral no pasa el filtro de los senadores: que el peronismo se opone al cambio y convalida el robo de boletas, el voto cadena, las prebendas y demás irregularidades de los actos eleccionarios. La resistencia a la boleta electrónica no se atribuye sólo a gobernadores peronistas, sino también a algunos senadores de este espacio: “Muchos tienen que renovar banca el año que viene y con este proyecto les están cambiando las reglas de juego en sus distritos, donde son ganadores”, reflexionó un diputado de Cambiemos, especialista en asuntos electorales y en territorialidad.