El futuro dique riojano, ¿beneficia o perjudica a San Juan?

f400x0-337687_337705_0.jpg

La vecina provincia de La Rioja está realizando un estudio para licitar la construcción de un dique para la generación de energía y riego. Hasta ahí la noticia podría carecer de interés para San Juan, pero resulta que el proyecto planea tomar las aguas del río Blanco, que es aportante del río Jáchal.

El dique riojano y su embalse se construirían en Guandacol, que es la primera localidad riojana saliendo de San Juan, si se transita por Ruta 40 hacia el Norte.

Con ese dique operativo, Iglesia y Jáchal se quedarían con menos agua para su consumo y riego, algunos hablan del 10 % otros de 30 % menos, ya que el río Blanco nace en Catamarca, atraviesa La Rioja y entra a San Juan por Iglesia donde luego se une con el río La Palca para formar el río Jáchal, ya en esa tierra.

Esta cuestión del volumen trae a la mesa el conflicto judicial entre La Pampa y Mendoza por el río Atuel. La Pampa demandó ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación a Mendoza que hizo caso omiso al fallo que la obligaba a negociar y buscar convenios para regular el uso del agua del río Atuel, considerado “interprovincial”. La Pampa fue por más y también denunció a San Juan por la construcción de diques que, según los pampeanos, merman la cuenca del Desaguadero que llega hasta esa provincia.


El caso Río Blanco

Algunos técnicos aseguran que podría ser beneficioso para San Juan ya que el río Blanco sería el principal responsable de la mala calidad del agua de esa cuenca.

En Hidráulica guardan un documento escrito por quien entonces era su director, Bosque, en el que aseguraba que el río Jáchal debería llamarse ‘río podrido’, debido a que sus aguas arrastran gran cantidad de minerales tóxicos del que era gran responsable el río Blanco. “Si como decía Bosque el agua de río Blanco es tan sucia, me parece bien que quede fuera de la provincia.
Jáchal se vería beneficiado si así fuera. Pero por el volumen de agua que aporta, no me parece bien, porque el dique Cuesta del Viento está diseñado para generar con ese volumen”, dijo Jorge Orellano, director del Instituto de Investigaciones Hidráulicas de la UNSJ.

El Ingeniero aclaró que aún no se conocen los detalles del proyecto riojano y por lo tanto falta información para opinar. “No sabemos cuánto del caudal usarán para riego. Si se concreta y se usa todo para riego, es agua que no se usará en San Juan y hay que considerarla perdida. En ese caso se verá resentido el río Jáchal ya que el río Blanco aporta un 30 % del total de su caudal”, dijo Orellano.

Para el exsecretario de Recursos Hídricos de la Provincia, Jorge Millón, San Juan no pierde ni gana con la obra hidráulica de La Rioja.

“Creo que ni nos beneficia ni nos perjudica. Cuando estaba al frente del departamento de Hidráulica tuve reuniones con mis equivalentes de La Rioja, Mendoza y San Luis. Conocíamos este proyecto y yo di el visto bueno a eso, partiendo del concepto de que los recursos naturales son de las jurisdicciones provinciales donde está el recurso. Ellos tienen derecho de hacer uso de ese recurso como nosotros tenemos ese derecho y lo hicimos con los ríos que nacen en nuestra provincia”, explicó Millón.

Respecto al volumen, el ex funcionario cree que San Juan no perderá mucha agua ya que el aporte del río Blanco sería de un 10 % del volumen total de río Jáchal.

“Tenemos infraestructura para manejar los volúmenes. Cuesta del Viento puede atenuar lo que podría llegar, pero ese aporte no será mayor al 10 %”, aseguró Millón.

Explicó que también se debe tener en cuenta la superficie donde cae la lluvia, la cuenca del río Jáchal tiene 25.000 km2, mientras en Catamarca, donde nace, no llega a los 5.000 km2. “Es una cuenca muy pequeña frente a la nuestra; y si nosotros hicimos uso de nuestra agua, si ellos deciden usarla, no nos podemos oponer”, dijo el exfuncionario giojista.
Algunos datos del proyecto

Actualmente, La Rioja realiza el estudio para el llamado a licitación del proyecto. Se trata de una obra de toma y conducción hasta las turbinas, con una capacidad de 50 MW de potencia, y un embalse en la localidad de Guandacol. Proyectan ampliar el riego a unas 5.000 hectáreas.

El Gobierno de La Rioja buscaba la aprobación de un crédito del BID para su ejecución.

Por Tiempo de San Juan