El gobierno de La Rioja otorgará 40 días de vacaciones de verano pagas a todos sus empleados públicos a partir del lunes 19 de diciembre próximo y hasta el 27 de enero de 2017, según confirmaron fuentes de la administración provincial.

Como todos los años y mediante un decreto oficial que será firmado por el gobernador Sergio Casas, los trabajadores estatales tendrán vacaciones obligatorias debido al agobiante verano riojano.

El propósito de la medida es principalmente el ahorro de energía eléctrica, ya que en esta época del año las temperaturas son muy altas, según dijeron voceros del gobierno.

Sin embargo, funcionarán guardias mínimas en la Administración Pública Central. 

El receso alcanzará tanto a los empleados de planta permanente como a los transitorios, y se espera una definición en cuanto a contratados, becas o PIL, que también cumplen funciones en el Estado riojano.

Por El Esquiú