Los gobernadores tienen la llave que va a definir el futuro del proyecto opositor de Ganancias en la Cámara de Senadores, por esta razón es que desde el Gobierno salieron contrarreloj a convencer sobre la inviabilidad fiscal de la iniciativa y el impacto que tendrá en las economías provinciales. 

El martes se espera que la Comisión de Presupuesto en el Senado debata la propuesta aprobada en Diputados, con la posibilidad de que se emita dictamen ese mismo día. De hecho ante la finalización del año, se espera que la iniciativa se trate el recinto el 22 de diciembre o a más tardar el 28. 

Ante esta situación, ya fueron varios los gobernadores que salieron a emitir su opinión y a tratar de direccionar el voto de sus senadores. 

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, consideró que “no es un buen proyecto el que se aprobó, pero busca conceder un mejor beneficio a los trabajadores. Esto era parte de la promesa del Presidente (Macri), pero es verdad que hay un costo fiscal importante para el gobierno nacional y las provincias, que están muy complicadas”.

En Río Negro, el gobernador Alberto Weretilneck señaló que el proyecto “es sumamente grave porque perjudica al conjunto de las provincias. Significa financiar a un sector de la población desfinanciando a otro”, dijo. 

También aseguró que, de aprobarse, podría derivar en una situación de endeudamiento de las jurisdicciones “como en el 2001”.
En el caso de San Juan, el gobernador Sergio Uñac se refirió al punto del proyecto que gravaría las ganancias de sectores que hasta el momento se encontraban exentos (la minería, el juego y parte del sector financiero).

En particular, se refirió a la industria minera, de fuerte presencia en su provincia: “La restitución de las retenciones a la minería afectaría a un sector que integra a más de 40 mil familias, entre trabajadores directos e indirectos en San Juan”.

En tanto, el gobernador de Chaco, Domingo Peppo, afirmó que “preocupan los cambios” y que “las provincias ya no tienen recursos para resignar”.
Por el contrario, el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, afirmó que el martes viajará a la Ciudad de Buenos Aires para “ver la cara a los que votan en contra de la gente”. “Queremos un país Federal queremos que el Gobierno Nacional escuche e incluya en las políticas Nacional al interior y si no lo hacen, la Patagonia gritará tan fuerte que nos van a tener que escuchar”, expresó.

También fueron varios los senadores emitieron su opinión. La senadora nacional Norma Durango (PJ-La Pampa) adelantó que votará “positivamente” el proyecto de ley de modificación del impuesto a las Ganancias. La senadora afirmó que el gobernador Carlos Verna “ya se pronunció a favor de esta ley y el PJ pampeano acompañará en Senadores como lo hizo en Diputados.

Por su parte, la senadora por La Rioja Teresita Luna se manifestó “preocupada por las presiones que pueda hacer el Gobierno nacional a las provincias” y afirmó que está “a favor del proyecto de ganancias”

“Este es un proyecto que fue uno de los ejes de campaña de (el presidente) Mauricio Macri, que prometió eliminar este impuesto aduciendo que es injusto teniendo en cuenta que los más perjudicados son los trabajadores. Es otra promesa incumplida de Mauricio Macri y tenemos que poner eso en el centro de la escena”, contó.

El Gobierno tampoco se quedó atrás. Luego de que la vicepresidente Gabriela Michetti saliera el miércoles por la noche a anunciar un posible veto, desde Cambiemos decidieron bajarle el tono mediático. El presidente Mauricio Macri evitó volver a hablar de veto, pero tras rechazar la iniciativa de la oposición y calificarla de “zafarrancho”, sostuvo que “confía” en que los gobernadores son “senasatos”. 

Además, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo que espera que “en el Senado esta vez haya espacio para debatir con responsabilidad y tiempo algo tan importante y delicado como un cambio en el sistema impositivo”.

En tanto, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, sostuvo que tiene “fe” en que el Senado “actúe con responsabilidad” porque “están en juego los recursos de las provincias”. 

“Es muy obvio que complica la situación fiscal. No es serio, es una irresponsabilidad total. Tomaron la decisión de hacerle un agujero al Presupuesto”, concluyó.

Por Ámbito Financiero