Anticipo de un veto presidencial, presiones a los gobernadores, cuestionamientos a los líderes de la oposición, amenazas de destrucción de empleo y advertencias sobre la pérdida de recursos fiscales configuran el terreno para la disputa por la modificación del impuesto a las ganancias que comenzará a discutirse en el Senado el martes. “Confío en la mayoría de los gobernadores. Los he visto sensatos, preocupados por cumplirle a los argentinos. Basta de mentiras”, afirmó ayer el presidente Mauricio Macri desde la estancia Potrerillo de Larreta en Córdoba, a donde viajó para descansar el fin de semana largo. La pretensión de la Casa Rosada es que los mandatarios provinciales incidan sobre los senadores para frustrar la iniciativa opositora. Pero, más allá de la resistencia de Cambiemos, desde la oposición analizan la posibilidad de emitir dictamen el mismo martes en una reunión de comisión que contará con la presencia de los principales dirigentes de la CGT para respaldar el incremento en el piso salarial a partir del cual se paga Ganancias. De contar con los dos tercios de los votos, necesarios para imponer el tratamiento sobre tablas, el objetivo es sancionar la ley al día siguiente en la sesión programada para discutir la emergencia social. 

El oficialismo cuenta con una fuerza minoritaria en el Senado: apenas 15 legisladores propios sobre un total de 72. Por eso la Casa Rosada comenzó a operar sobre los gobernadores. A pesar de esas presiones, distintas fuentes de la oposición consultadas por este diario daban por descontado que alcanzarán el número suficiente para su aprobación sin modificaciones. “Comienza a operar la disciplina de la chequera, empiezan los llamados telefónicos, empieza a retacearse la transferencia de fondos”, lanzó ayer el gobernador de Chubut, Mario Das Neves que expresó su respaldo a la reforma del impuesto a las ganancias impulsada desde la oposición. Das Neves cuestionó a los funcionarios de Cambiemos que advierten sobre la caída en los recursos fiscales para las provincias y aseguró que “en este momento de la Argentina, que necesitamos recuperar el consumo, prefiero perder algunos pesos. La mejora en el impuesto a las ganancias no es para ir a Miami, es para volcarlo en el mercado”.

“No nos anticipemos”, lanzó el Presidente al ser consultado sobre la posibilidad de vetar la ley como sucedió con la iniciativa para frenar la destrucción de empleo. La determinación oficial por descartar la ley fue adelantada por la vicepresidenta Gabriela Michetti. En una breve entrevista radial Macri calificó de “zafarrancho” al proyecto y reclamó a los diputados “que reflexionen, que a Argentina se la construye desde la seriedad, de ser creíbles y previsibles”. 
Desde Miami, la diputada Elisa Carrió (CC-ARI) realizó una entrevista con la CNN donde cargó contra el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, por el acuerdo en Diputados con el kirchnerismo y el socialismo que permitió la media sanción de la modificación del impuesto a las Ganancias. “Esto es inaceptable, inentendible. Es una vergüenza. Piensan que los argentinos somos tontos y en vez de colaborar quieren engañarnos detrás de banderas demagógicas que no contribuyen a nada”, aseguró la aliada de Cambiemos. En cambio, desde el GEN que encabeza Margarita Stolbizer y el Frente Renovador de Massa retomaron las críticas a la posición del gobierno.

 El primer round tendrá lugar el martes en la comisión de Presupuesto y Hacienda. Los senadores recibirán allí al titular de la AFIP, Alberto Abad, y también fueron invitados especialistas en materia tributaria. En las últimas horas comenzó a gestarse la presencia de la conducción de la CGT. El proyecto opositor será respaldado no sólo por los tres secretarios generales –Acuña, Daer y Schmid– sino por la mayor cantidad posible de los dirigentes sindicales que componen la comisión directiva de la central obrera. Aunque todavía estaba en elaboración, el listado contempla la posibilidad de que estén presentes el líder de camioneros, Hugo Moyano, y el titular de los gastronómicos, Luis Barrionuevo.

 Como el dictamen no contará con los siete días necesarios para incluirse en el orden del día de la sesión del miércoles, la oposición intentará lograr el tratamiento sobre tablas. Si la oposición tiene garantizados los 37 votos para la sanción de la ley, apostará a liquidar el tema el 14 de diciembre y evitar así volver a sesionar el 21, poco antes de las fiestas. 

“Este es un proyecto que fue uno de los ejes de campaña del presidente, que prometió eliminar este impuesto aduciendo que es injusto teniendo en cuenta que los más perjudicados son los trabajadores. Es otra promesa incumplida de Mauricio Macri y tenemos que poner eso en el centro de la escena”, lanzó la senadora riojana del FpV Teresita Luna. La legisladora, enrolada en el Movimiento Evita, anticipó que acompañará la iniciativa y expresó sus preocupaciones “por las presiones que pueda hacer el Gobierno nacional a las provincias”.

Por Página/12