Un abogado que mató a una maestra de 30 años que se encontraba embarazada, al atropellarla mientras conducía borracho su automóvil, ofreció pagar 1,2 millones de pesos para evitar el juicio, pero la familia de la víctima lo rechazó.

Nicolás Azcurra, el abogado de la familia de la maestra Beatriz Albornoz, quien falleció al ser atropellada en 2015, aseguró que el imputado, Adolfo Salcedo Álvarez, “ha ofrecido una compensación económica de 1,2 millones” de pesos para suspender el juicio.

“Esta es la mejor demostración de qué poco valor le da a la vida el imputado”, dijo, y aseguró que la familia Albornoz “rechazó” el ofrecimiento.

La causa “ya fue elevada a juicio y el mismo día que vencía el plazo, la defensa del imputado pidió la suspensión del juicio a prueba”, relató Azcurra.

“Nos opusimos nosotros y también el Ministerio Público Fiscal por entender que no corresponde a la figura del homicidio culposo y las características del hecho la suspensión de juicio a prueba”, argumentó, en declaraciones a FM Fénix.

La joven Albornoz, que se encontraba embarazada, murió en mayo de 2015, cuando circulaba en su moto de 150 centímetros cúbicos por un cruce de avenidas en la zona sur de la ciudad de La Rioja y fue atropellada por el abogado Salcedo Álvarez, de 40 años, quien conducía a alta velocidad un automóvil Renault Megane.

Luego se constató que el conductor del auto estaba borracho, ya que el test determinó que tenía 1,14 gramos de alcohol en sangre, cuando el máximo permitido es de 0,50.

Al ser embestida, la joven quedó encima del capot y el abogado siguió su marcha unos metros más, mientras la gente que presenció lo ocurrido le gritaba y lo insultaba para que se detuviera, hasta que al parar debió ser asistido por la policía para evitar que lo golpearan. Salcedo Álvarez espera el juicio en libertad. 
Por La Voz del Interior