El Gobierno apuesta a que los gobernadores puedan orientar la votación del Senado hacia el objetivo de modificar el proyecto opositor sobre el Impuesto a las Ganancias, por lo que resulta clave la influencia real que tienen entre los legisladores.  

Muchos de los mandatarios provinciales que concurrirán mañana a la Cámara alta ya se expresaron a favor de la postura del Gobierno pero un punteo fino de los votos indica que algunos tienen poco peso en las decisiones de los senadores.

En el bloque mayoritario del PJ-FPV ningún gobernador oficialista tiene influencia y los peronistas se dividen entre aquellos que respaldan al Gobierno y los que se mantienen en silencio: en el primer grupo hay pocos con votos propios y en el segundo están los que pueden ser determinantes.

Los oficialistas 

Los senadores por Buenos Aires son Juan Manuel Abal Medina y María Laura Leguizamón del PJ-FPV y Jaime Linares del GEN, y ninguno de los tres responde a la gobernadora María Eugenia Vidal, por lo que su apoyo al Gobierno no incide en el resultado. 

Esa misma neutralidad se aplica a otros gobernadores oficialistas como el jujeño Gerardo Morales, porque la única senadora que le responde es Silvia Giacoppo, que pertenece al bloque oficialista Cambiemos.

 Algo similar ocurre con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta: de los tres senadores que tiene la Ciudad de Buenos Aires, dos son oficialistas (Federico Pinedo y Marta Varela) y el tercero es Fernando ‘Pino‘ Solanas, cerrado opositor.

Misma situación corre para el mendocino Alfredo Cornejo, porque dos senadores son oficialistas (Julio Cobos y Pamela Verasay) y la tercera pertenece al kirchnerismo duro (Anabel Fernández Sagasti).

El gobernador de Corrientes, Ricardo Colombi, es otro de los que la Casa Rosada cuenta como propio y en los últimos días pidió “buscar un equilibrio entre lo que dice el oficialismo y lo que pide la oposición”. 

Sin embargo, los senadores nacionales por Corrientes son dos del PJ-FPV (Ana Almirón y Carlos ‘Camau‘ Espínola) y no le responden y el tercero (Néstor Braillard Poccard) es punto del PRO, por lo que está alineado con el Gobierno desde el inicio.

Los provinciales 

La Casa Rosada también cuenta con el apoyo del santafesino Miguel Lifschitz, pero el gobernador socialista no tiene resortes en el Senado porque ninguno de los tres legisladores le responden y lo mismo ocurre con el rionegrino Alberto Weretilneck, de partido provincial.  

Poco o nada puede aportarle al Gobierno el apoyo del neuquino Omar Gutiérrez, del MPN, porque Lucila Crexell es independiente y ya anticipó su rechazo al proyecto; Marcelo Fuentes pertenece al sector m s opositor del PJ-FPV y Guillermo Pereyra, que podría alinearse con el mandatario, es al mismo tiempo un hombre de la CGT, que apoyó la iniciativa.

Los peronistas

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, que se sumó a las críticas del oficialismo contra el proyecto, puede influir en el voto de su hermano, Rodolfo, que ya anticipó que propondrá cambios, y de María Fiore Viñuales, mientras que Juan Carlos Romero, enfrentado al mandatario, suele apoyar al oficialismo. 

Si bien el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, fue uno de los primeros en apoyar al oficialismo en este tema, no controla a los senadores de esa provincia: dos son del PJ-FPV pero Ruperto Godoy es del núcleo kirchnerista y Marina Riofrío suele estar más cerca de José Luis Gioja, que votó a favor del proyecto en Diputados; el tercero, Roberto Basualdo, es un aliado habitual del Gobierno tanto en la provincia como en la Cámara.

El entrerriano Gustavo Bordet es otro de los críticos del proyecto opositor y puede influir en Pedro Guastavino y Sigrid Kunath, ambos del PJ-FPV, aunque fuentes del bloque indicaron a NA que el primero se siente seducido por la movida opositora; el tercer senador de esa provincia, Alfredo De Angeli, es de Cambiemos.

Hugo Passalacqua, gobernador de Misiones, se expresó en contra de la iniciativa a través de su cuenta de Twitter y podría acercarle a oficialismo el voto de Salvador Cabral, del PJ-FPV, mientras que Juan Manuel Irrazábal, del mismo bloque, es más independiente: se diferencia del kirchnerismo pero viene profundizando su perfil opositor. 

Lo mismo ocurre con la tercera senadora misionera, Sandra Giménez, que pertenece al mismo partido que el gobernador y votó, a pedido de él, a favor del pago a los fondos buitre, pero luego se alejó del PJ-FPV para formar un monobloque y mostrar más gestos de autonomía.

El respaldo del gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, podría acercar a la postura del oficialismo el voto de Carlos Caserio, aunque el senador es más cercano a José Manuel de la Sota, aliado de Sergio Massa y, en los papeles, integra el interbloque UNA, sigla identificada con el massismo.

Los otros dos senadores por Córdoba son Laura Rodríguez Machado y Ernesto Martínez, ambos de Cambiemos, por lo que no dependen del gobernador para definir su voto.

De los senadores por La Rioja dos pertenecen al PJ-FPV y el gobernador Sergio Casas, que suele acompañar al Gobierno, puede influir en el voto de Hilda Aguirre más que en el de Teresita Luna, alineada actualmente con el Movimiento Evita e impulsora de la emergencia social junto a Abal Medina.

El tercero es Carlos Menem, que participa muy pocas veces de las votaciones aunque, en caso de hacerlo, no sorprendería que acompañe al oficialismo.

Respecto del chaqueño Domingo Peppo, el Gobierno puede esperar que le garantice el apoyo de Eduardo Aguilar quien, pese a ser un orgá nico del PJ que comanda Jorge Capitanich, suele repetir que el rol del Senado es velar por ‘los intereses de las provincias‘.

Los otros dos senadores son María Inés Pilatti Vergara, que se inscribe en el kirchnerismo duro, y Angel Rozas, que revista en el bloque de Cambiemos, y por lo tanto ninguno de los dos responde a Peppo.

Peronistas en contra e incógnitas .

 El gobernador de Chubut, Mario Das Neves, salió el fin de semana a respaldar con fuerza la iniciativa de la oposición y lo hizo junto a Sergio Massa, con lo cual se descuenta que el único senador con el que le responde, Alfredo Luenzo, vote a favor del proyecto, al igual que sus comprovincianos del PJ-FPV Mario Pais y Nancy González.

El gobernador de La Pampa, Carlos Verna, también respalda el proyecto de la oposición y se prevé que los dos senadores que tiene en el bloque PJ-FPV, Norma Durango y Daniel Lovera, voten a favor, mientras que el tercer legislador, Juan Carlos Marino, pertenece al oficialismo. 

El formoseño Gildo Insfrán tiene mucha influencia en Graciela de la Rosa y José Mayans, ambos del PJ-FPV, pero su posición respecto del proyecto de la oposición es una incógnita.

Otro de los mandatarios con peso real en el PJ-FPV es el tucumano José Manzur, que venía mostrándose cercano al Gobierno pero, al igual que Insfrán y Verna, se distanció durante el debate de la reforma electoral y sus diputados votaron el proyecto de Ganancias con la oposición, lo que podría orientar la posición de los senadores José Alperovich y Beatriz Mirkin. 

Lo mismo ocurre con la gobernadora de Santiago del Estero, Claudia Ledesma, y su esposo, el senador del PJ-FPV Gerardo Zamora, quienes venían poniendo a sus legisladores a disposición del oficialismo pero en Diputados votaron con la oposición. 

Como Insfrán, la catamarqueña Lucía Corpacci también se mantiene en silencio y se desconoce que posición tomarán los senadores de su provincia: Inés Blas, del PJ-FPV, suele acatar los pedidos de la mandataria mientras que Dalmacio Mera, del mismo bloque, es más cercano al salteño Urtubey, su primo; el tercer senador por Catamarca es Oscar Castillo, oficialista. 

La gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, apoyó durante todo el año al oficialismo y, si bien no se pronunció sobre el tema, en caso de mantener su apoyo solo podría influir en José Ojeda, del PJ-FPV, dado que el otro senador fueguino de esa bancada, Julio Catalán Magni, tiene juego propio y por lo general se alinea con lo que haga la mayoría del bloque. 

La tercera senadora por Tierra del Fuego es Miriam Boyadjian, del Movimiento Popular Fueguino (MoPoF), que pertenece al interbloque de UNA, al igual que los senadores Luenzo y Caserio. 

Se descuenta que gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, estará a favor del proyecto resistido por Cambiemos, al igual que las senadoras del PJ-FPV Virginia García y María Ester Labado, ambas kirchneristas puras.

La última incógnita es la provincia de San Luis: el gobernador, Alberto Rodríguez Sa , no oculta su perfil opositor mientras que los senadores Adolfo Rodríguez Sa y Liliana Negre de Alonso mantuvieron durante casi todo un apoyo al oficialismo que en el último tiempo decreció.

Por El Cronista Comercial