El ex gobernador de La Rioja y actual diputado del bloque Justicialista, Luis Beder Herrera, celebró la iniciativa del oficialismo de llamar a una mesa de diálogo para discutir la modificación del impuesto a las Ganancias a legisladores, gobernadores y sindicatos, y dijo que es necesario “hacer una ley justa que no afecte tanto a la Nación y a las provincias”.

En diálogo con InfobaeTV, Beder Herrera afirmó que “me parece bien que hayan parado la pelota, que se hable“, y destacó que cualquier proyecto que busque modificar el impuesto “debería estar en sesiones ordinarias más tiempo, pensar bien a quiénes afecta, y tomar una decisión“.

Además, Beder Herrera habló de del primer año de la administración de Cambiemos, analizó al grupo de gobernadores peronistas en la oposición, y dijo que no buscará volver a gobernar La Rioja.

– ¿Cómo toma la postura del oficialismo de sentarse a dialogar con la oposición el proyecto de Ganancias?

– Lo tomo bien, creo que es un paso responsable. No podía mandarse en los últimos días (del año) una ley tan importante que afecta a tanta gente. Porque si bien, por un lado, la gente paga impuesto a las ganancias, y que le saquen mucho dinero a muchos trabajadores afecta, duele, y mucho; pero también esa plata va a las provincias por coparticipación. En La Rioja, el impuesto a las Ganancias nos da aproximadamente $700 millones por año, que si no llegan, afectaría a los trabajadores estatales de la provincia. Y así le pasa al resto del país. Ahora, creo que (el senador Miguel Ángel) Pichetto con toda su gente, el Gobierno nacional con el presidente a la cabeza, están llamando a un diálogo para hacer una ley justa que no afecte tanto a la Nación y a las provincias, porque a la Nación también la afecta muchísimo. Me parece muy bien que hayan parado la pelota, que se hable. El Ejecutivo ha sacado el decreto para que no se pague gananacias con el aguinaldo. Creo que es una buena señal, tranquiliza un poco.

“Me parece muy bien que hayan parado la pelota, que se hable”

– ¿Cómo ve a la nueva Liga de Gobernadores peronistas que se juntó ayer cerca del Congreso?

– Creo que es circunstancial. Según los intereses que se toquen en las provincias, se unen los gobernadores, es lógico. Pero esto no es permanente. Lo que pasa es que esta situación nos toca a todos los gobernadores. La posición política que se tomó en Diputados fue apresurada, al igual que el proyecto que mandó el Ejecutivo en los últimos días. Debería estar en sesiones ordinarias más tiempo, pensar bien a quiénes afecta, y tomar una decisión.

– ¿De cuánto hubiera sido el impacto fiscal en La Rioja si se hubiera aprobado el proyecto opositor?

– De $700 millones o más. Pega durísimo, sobre todo porque el proyecto dice que se compensaría con impuestos nuevos, como el impuesto al juego virtual, pero todavía no existe, entonces ¿cuándo se va a recaudar eso?

– ¿Este año puede avanzar un proyecto modificado, o hay que esperar a 2017?

– Es muy difícil. Hay voluntad del gobierno nacional, de los senadores, de los gobernadores, pero ponerse de acuerdo es muy difícil. Siempre se tocan intereses. Cuando se imponen impuestos nuevos, a nadie le gusta. Creo que esto pasa para el próximo año.

– ¿Cómo analiza el primer año de gestión de Mauricio Macri?

– Nosotros no nos pusimos como opositores férreos, por eso decidimos ir al bloque Justicialista, que tiene a Oscar Romero como presidente. Apoyamos leyes importantes, que quizás no eran tan fáciles de apoyar, como la ley para pagarles a los holdouts. Pero también he visto que la ley de presupuesto, una ley de Cambiemos, no ha hecho mucha justicia con las provincias. Nosotros no tenemos casi obra pública, y eso afecta muchísimo. En provincias como La Rioja, San Luis, San Juan, Catamarca, Chaco, Formosa, Jujuy, no hay actividad privada importante que vaya a reverdecer con este programa económico, así que estamos todavía un poco quietos, y prendidos solamente a la obra pública, que para colmo está muy quieta. En La Rioja la mitad de la obra pública está parada, y eso que tenemos buen diálogo con la Nación.

“En provincias como La Rioja no hay actividad privada importante que vaya a reverdecer con este programa económico, así que estamos todavía un poco quietos, y prendidos solamente a la obra pública, que para colmo está muy quieta”

– Mauricio Macri se calificó con un 8, ¿usted le pondría alguna nota?

– No me gustaría calificarlo. Creo que no corresponde calificarlo con una nota. Ha tenido aciertos, como levantar el cepo, reivindicar algunos sectores de la sociedad en cuanto a lo económico, pero también ha tenido desaciertos muy grandes, como el tema tarifas. En La Rioja nos aumentaron cuatro veces la luz.

– ¿Cómo analiza la gobernación de Sergio Casas?

– Es un hombre del peronismo, que conoce La Rioja. Ha sido vicegobernador mío, y viene trabajando desde su juventud en el peronismo y en la administración. Es un hombre que conoce profundamente a La Rioja, y que administra bien. Y en estos momentos, los que van a triunfar, tanto en las gobernaciones como en las municipalidades, son los buenos administradores. Porque la recaudación está bajando, y si las provincias, los gobernadores, los intendentes, siguen aumentando el gasto corriente, les va a ir mal. Este es un programa económico que tiende a bajar la inflación y bajar la recaudación, entonces hay que tener mucho cuidado.

– ¿Cómo vislumbra el 2017 legislativo?

– Van a haber discusiones políticas muy acaloradas. Pero también debo reconocer que no hay animosidad contra el gobierno nacional, de ninguna de las bancadas. Todo el mundo quiere sacar una tajada política, es lógico, pero las leyes importantes no se traban, se discuten, salen. Y el año que viene va a seguir igual. Va a ser fuerte la discusión política el año que viene, pero eso va a ser a partir de mayo, junio.

– ¿Tiene aspiraciones de volver a presentarse como candidato a gobernador?

– No, por ahora no tengo pensado volver. Quiero ayudar a mi provincia, estoy ayudando a mi gobernador.