Sintonizando los reclamos pampeanos, en San Juan se preguntan si el futuro dique los afectará. Las voces consultadas por un diario dicen que es necesario estudiar en detalle el caso para no afectar la infraestructura ya existente.

En la provincia de La Rioja están proyectando la construcción de un dique sobre un curso de agua que forma parte de la cuenca del Desaguadero. En San Juan, aguas abajo del futuro emprendimiento, se preguntan si la represa los afectará, mientras advierten que podría ocurrirles con el río Jáchal lo mismo que a La Pampa con el Atuel.

El proyecto para construir un dique en la provincia de La Rioja se conoció merced a la publicación que el 30 de noviembre realizó el diario “Tiempo de San Juan”, que al informar sobre el hecho se preguntó si la obra tendrá algún impacto en su territorio. En lo que parece ser el resultado de una lenta prédica, el diario sanjuanino anticipa que, si el tema no se conversa a tiempo, podría ocurrirles a ellos lo mismo que a La Pampa con Mendoza respecto al río Atuel.

El futuro dique se emplazaría sobre el río Blanco, un pequeño curso de agua que nace en Catamarca, atraviesa en sentido norte sur la provincia de La Rioja, y a poco de ingresar en territorio sanjuanino descarga sus aguas en el río Jáchal. Este es uno de los colectores de las vertientes andinas que a su vez conecta con el río Desaguadero, que es el eje vertebral de la cuenca hídrica.

Energía y riego.

El embalse se levantaría cerca de la localidad de Guandacol, ubicada en el sur de La Rioja, muy cerca del límite con San Juan. Su objeto será la generación de energía y riego. 

“Hasta ahí la noticia podría carecer de interés para San Juan, pero resulta que el proyecto planea tomar las aguas del río Blanco, que es aportante del río Jáchal”, plantea el diario sanjuanino, advirtiendo a los lectores por las consecuencias de estas obras de infraestructura. “Con ese dique operativo, Iglesia y Jáchal se quedarían con menos agua para su consumo y riego; algunos hablan del 10 por ciento, otros del 30 por ciento menos”, publicó Tiempo de San Juan.

5.000 hectáreas.

Junto con lo informativo, el artículo plantea si el futuro dique será beneficioso o no para San Juan. Aunque una disminución del caudal que llega a San Juan no sería un hecho positivo en cuanto al volumen de agua, de ocurrir podría tener un aspecto favorable. Es que las aguas del río Blanco son de baja calidad y afectan los cursos a los que se unen. Por ello, una disminución en volumen implicaría un mayor porcentaje de los otros ríos, de aguas mejores y más apropiadas para las áreas bajo riego.

“En Hidráulica guardan un documento escrito por quien entonces era su director en el que aseguraba que el río Jáchal debería llamarse ‘río podrido’, debido a que sus aguas arrastran gran cantidad de minerales tóxicos del que era gran responsable el río Blanco”, recordó Tiempo.

Crédito 

“Si fuera así, Jáchal se vería beneficiado”, sostuvo Jorge Orellano, director del Instituto de Investigaciones Hidráulicas de la Universidad Nacional de San Juan, consultado por el diario. No obstante, el catedrático aclaró que esa disminución del caudal afectaría al dique Cuesta del Viento, ubicado cerca de la localidad de San José de Jáchal, que está diseñado para generar energía con su actual caudal, y no con uno disminuido. 

Actualmente, La Rioja realiza el estudio para el llamado a licitación del proyecto. Se trata de una obra de toma y conducción hasta las turbinas, con una capacidad de 50 megavatios de potencia, y un embalse en la localidad de Guandacol. Proyectan ampliar el riego a unas 5.000 hectáreas. 

Para su ejecución, el gobierno de La Rioja apuntaba a obtener un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo.

Una cita textual.

Tomado textualmente de Tiempo de San Juan: “Esta cuestión del volumen trae a la mesa el conflicto judicial entre La Pampa y Mendoza por el río Atuel. La Pampa demandó ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación a Mendoza, que hizo caso omiso al fallo que la obligaba a negociar y buscar convenios para regular el uso del agua del río Atuel, considerado “interprovincial”. La Pampa fue por más y también denunció a San Juan por la construcción de diques que, según los pampeanos, merman la cuenca del Desaguadero que llega hasta esa provincia.”

Por La Arena