El reconocido médico cardiólogo Luis De la Fuente fue distinguido por la Cámara de Diputados de La Rioja como “Personalidad Ilustre” y recibió la medalla de oro, la máxima condecoración que se otorga en la vecina provincia a un ciudadano.

En un acto marcado por la emotividad, realizado durante la última sesión ordinaria del período legislativo, De la Fuente llegó acompañado de su hijo, allegados y familiares al recinto. Estuvieron presentes el gobernador de La Rioja, Sergio Casas, legisladores nacionales, el intendente y otras autoridades.

El proyecto de distinción fue presentado por el vicegobernador Néstor Bosetti y tuvo el acompañamiento de todos los legisladores.

Bosetti destacó que “De la Fuente es un orgullo para la provincia en todo el mundo” y que la idea de la máxima condecoración es “para que sirva de ejemplo a los niños y jóvenes”.

Luego, varios diputados pidieron hacer uso de la palabra para expresar su agradecimiento y contar de manera particular cómo el doctor se brindaba para cada uno de los riojanos (a quienes interviene de manera gratuita por un pacto con René Favaloro) y a los pacientes de la región que llegan hasta el Sanatorio Güemes, donde hizo gran parte de su carrera.

Legisladores representantes de todos los sectores políticos coincidieron en destacar la humildad, su conducta ejemplar, su solidaridad y el orgullo que representa para esa provincia y el país la figura del doctor.

En tanto que el gobernador Casas, le agradeció en nombre de todo el pueblo su labor, su entrega por la profesión y por la atención desinteresada a los riojanos que lo necesitaron.

Durante la entrega de las condecoraciones, se recordó que De la Fuente es la segunda persona que recibe una condecoración de este tipo (la anterior fue en 1999, para el ex presidente Carlos Menem).

Luego tomó la palabra el cardiólogo, quien agradeció profundamente el homenaje y dijo “haberse quedado anonadado por las sentidas palabras de los diputados”. Se mostró orgulloso de haber nacido en La Rioja, y recordó anécdotas de su vida, su paso por la escuela primaria, sus estudios en la Universidad de Tucumán y en la UBA, su especialización en Estados Unidos y la relación de amistad y profesional que tuvo con René Favaloro. También dejó un mensaje para los jóvenes, a quienes les pidió que “no abandonen los estudios porque permanentemente se abren nuevos caminos y los sueños son posibles de cumplir”.

En diálogo con El Ancasti, De la Fuente se mostró emocionado por la situación que le tocó vivir y contó que siempre estará agradecido, además recordó que tuvo pacientes catamarqueños a quienes trató “como hermanos”.

Logros

De la Fuente se doctoró en Estados Unidos en 1960, donde se perfeccionó como médico clínico, cardiólogo clínico, cardiólogo invasivo e investigador científico.

PIONERO

De la Fuente tuvo numerosos reconocimientos internacionales y en 2005 fue nominado al Premio Nobel de Medicina por la Universidad de Stanford. Es uno de los pioneros mundiales en cateterismo coronario y en el uso de stents.

Por El Ancasti