El ex jefe del Ejército César Milani deberá presentarse a declarar en Tucumán el próximo 14 de febrero, para responder en la causa por la desaparición del soldado riojano Alberto Ledo, ocurrida en 1976.

Así lo resolvió el titular del Juzgado Federal número 2 de Tucumán, Fernando Poviña, quien citó la audiencia para las 10 de ese día.

El ex mando militar durante el gobierno de Cristina Kirchner está imputado por los presuntos delitos de encubriendo agravado y falsificación ideológica de instrumento público.

El fiscal Carlos Brito, quien llevó adelante la investigación, firmó el dictamen en el que acusó a Milani y requirió su indagatoria el 22 de diciembre de 2014, cuando todavía estaba al frente del Ejército. Sin embargo, el juez federal número 1 de esta provincia, Daniel Bejas, rechazó de manera sistemática los pedidos del fiscal y de la querella para concretar el llamado a indagatoria, hasta que resolvió excusarse, el mes pasado.

En su primera resolución desde que está al frente de la causa, Poviña decidió citar a Milani para que rinda cuentas por los hechos que se le imputan.

El conscripto Alberto Ledo desapareció el 17 de junio de 1976, cuando tenía 20 años y cumplía el servicio militar obligatorio, destinado al Batallón de Ingenieros de Construcciones 141 de La Rioja, que en ese entonces estaba desplegado en territorio tucumano.

La última vez que lo vieron, el soldado riojano había salido a realizar una recorrida en la localidad de Monteros junto al entonces capitán Esteban Sanguinetti, a quien Bejas imputó como autor por el secuestro y crimen del soldado, quien era ayudante de Milani.

El ex jefe del Ejército fue el encargado de realizar el sumario sobre la supuesta deserción de Ledo, quien, según concluyó el fiscal Brito, en realidad fue secuestrado y posteriormente ultimado por los militares. Por este hecho, Sanguinetti fue procesado y estuvo detenido hasta el mes pasado, cuando fue dejado en libertad debido a que vencieron los plazos de la prisión preventiva que se le había impuesto.
Por La Nación