La mañana del sábado 6 de agosto, Fernanda Russo emocionó a todos. Con su vigésimo puesto en la modalidad rifle aire comprimido de tiro, la cordobesa -radicada en La Rioja- se largó a llorar de felicidad con su logro. En diálogo con “Crónica”, la joven de 17 años (en el momento que compitió tenía 16) no dejó tema por tocar de su gran año.

-Imagino que estamos cerrando un año magnífico…

-Sí, la verdad que sí. Es un 2016 inolvidable y tengo que reafianzar la idea de mejorar.

-¿Cómo fue la experiencia de los Juegos Olímpicos? Fuiste la primera atleta en representarnos en Río. 

-Mi prueba fue la primera de los Juegos. La verdad que es indescriptible lo que se vive en los Juegos Olímpicos y dentro de la línea de tiro en un Juego.

-Cuando terminó tu ronda y terminaste vigésima en tu especialidad, emocionaste a todos con tus lágrimas.

-Era como una carga de cosas que tenía y ahí, al terminar 20, largué todo lo que tenía y me descargué.

-¿Sos consciente de que cientos de personas “conocieron” el tiro gracias a vos y a esa imagen que dio vuelta el mundo?

-Me di cuenta cuando llegué de nuevo a mi casa, que vi que la gente se acercaba al tiro. Me hicieron un mural los chicos de La Rioja en frente a mi club, con una foto mía. La gente me cruza y me dice “mirá, te vi en frente al tiro…” y se hacen socios y empiezan a tirar. Es muy lindo cómo se viralizó todo.

-¿Cómo fue que empezaste a tirar?

-Empecé con natación porque en mi casa me inculcaron que tenía que hacer algún deporte siempre. Mi papá hizo tiro toda la vida. Un día me llevó y es como el padre que lleva el nene a la cancha.

-¿Y estar en la Villa Olímpica?

-Es relindo. Uno siente el sentido de pertenencia y el nacionalismo está a flor de piel. Estar todos los deportistas argentinos, juntos en los edificios, es algo gigante.

-Dentro de la Villa, te cruzaste con otros atletas, no sólo de Argenti na, ¿quién fue el que más te sorprendió?

-Usain Bolt, Michael Phelps, entre tantos… las hermanas Williams. Es increíble ver tantas potencias juntas en un mismo lugar.

-¿Alguna anécdota?

-Cuando me lo crucé a Manu Ginóbili y le pedí una foto, él después me pidió una porque me dijo que lo hice emocionar el mismo sábado de la prueba. También era muy loco ver en el comedor que algo que está mal, porque los atletas estamos muy metidos en lo nuestro y veíamos las bandejas de cada uno se chocaban porque no veían por donde iban ya que estaban acostumbrados a que la gente se corra cuando pasan ellos. No está bueno eso, pero es algo que veías.

-Para 2017, ¿qué imaginás y con qué soñás?

-Es un año medio light, no a full como lo fue el 2016. Dar lo mejor cada vez que me pare en una línea de tiro

. -Arranca de nuevo el ciclo Olímpico, donde contaste tu deseo de llevarte una medalla en Tokio.

-Voy a intentar llevarme una medalla de Tokio. No quiero retirarme sin ser campeona olímpica.

Por Crónica