La Ruta del Vuelo atravieza seis regiones de la provincia de La Rioja, en el Norte argentino. Gracias a las excelentes condiciones meteorológicas y diferentes altitudes, expertos y amateurs pueden disfrutar de los cielos riojanos en aladeltas y parapentes, pudiendo conocer la fascinante geografía de la ciudad de La Rioja, de Pampa de la Viuda, de Dunas de Mazán, de Cuesta Vieja en Famatina, de La Mejicana y de Ambil. El Cerro “El Morro” ubicado en la capital riojana es de condiciones inmejorables, se vuela durante todo el año. Con sitios naturales y una arquitectura llena de historia, se conjugan en la capital la Casa de Gobierno, el Palacio Municipal “Ramírez de Velasco”, y un viejo Colegio Nacional transformado en un Paseo Cultural que brinda un sinfín de servicios desde la gastronomía típica hasta cinematografía en 3D.

Pampa de La Viuda, en el Departamento Sanagasta, es apta para vuelos muy técnicos con despegues a más de 2000 metros. La experiencia de acariciar las nubes y apreciar las montañas en su máximo esplendor, es el atractivo, a tan sólo 9 Km de la cabecera departamental. Se trata del primer tramo del camino que une al departamento Chilecito. Allí, el verde de la vegetación y la frescura son bondades dignas de ser destacadas, sintiendo la brisa suave y fresca en el rostro, la misma que al cerrar los ojos te transporta a una experiencia inigualable donde la sensación es intransferible. Detrás de las curvas aparece la famosa Pampa de la viuda Agustina, ubicada a 2.250 metros de altura aproximadamente donde los pastizales y los animales del lugar parecen pintados en un perfecto cuadro de oleo.

La imperdible aventura de volar en cielos riojanos

Las Dunas de Villa Mazan, Departamento Arauco, son ideales para los que se inician en el deporte, o hacen los últimos pasos de la escuela para realizar el primer vuelo de altura. Además, el visitante tiene la posibilidad de conocer lugares de producción olivarera en la provincia. Ahí se ubica el Olivo Cuatricentenario declarado Padre de la actividad agropecuaria en Argentina. A 6 km de la zona de vuelo, surgen aguas con propiedades hidroterapéuticas en Termas de Santa Teresita, donde 6 piletas (3 cubiertas y el resto bajo palmerales) distinguen a quienes llegan con la necesidad de combinar descanso y relax con Trekking.

En el Departamento Famatina, Cuesta Vieja es un lugar excepcional para volar en dinámica, permitiendo despegues suaves en un valle amplísimo de Antinaco-Los Colorados realizando vuelos de distancia hacia el Norte de las Sierras del Paimán. La propuesta para el visitante incluye caminata por el Circuito “Lavadores de Oro”, donde quedaron restos de lo utilizado por quienes atravesaban la fiebre por ese entonces. La degustación de vinos y productos regionales, al igual que la imperdible caminata entre nogales, conociendo gran parte de la cultura gastronómica de su gente. Para los más intrépidos ascender en 4×4 al Cerro Famatina y Mina la Mejicana, una aventura imposible de olvidar al recorrer el Cañón del Ocre, colores desde donde surge su nombre, lechos de río que nacen de la tierra como caminos de oro, algo impactante ante todo espectador. Ubicado sobre los 2500 metros de altura, se caracteriza por tonalidades de ocres oxidados brindados por la presencia de azufre en los componentes de sus rocas.

En La Mejicana, Departamentos Famatina y Chilecito, pueden realizarse vuelos increíbles de 40 minutos en planeo con despegue a los 4.200 metros, volando y aterrizando sobre Chilecito. Generalmente pilotos y aficionados –junto a sus familias- deben pernoctar en Famatina, habida cuenta que al día siguiente tanto los vuelos como los rescates se concretan en Chilecito. Al pie del imponente macizo del Famatina, múltiples escenarios paisajísticos convergen en Chilecito, donde vestigios de pueblos originarios y postales sorprendentes se levantan protagonistas de valles colmados de vides que se distinguen en el mundo por sus vinos, siendo además custodio de riquezas mineras y agrícolas del corredor del Bermejo.

En los llanos riojanos Ambil se convirtió en un sitio más que interesante que permite despegues a 200 mts de altura, volando térmicas y dinámica. Su altura permite despegar cuantas veces el piloto considere necesarias para alcanzar su objetivo, a pesar que las condiciones no sean las óptimas. Un oasis a mitad del camino, donde el verde resplandeciente en Olta te invita a conocerlo, o Trekking en el Parque Guasamayo, Huellas de Peregrinos con la historia por la devoción a Santos y Vírgenes patrones de cada pueblo, patrimonio eclesiástico digno de descubrir. Ruta de los Caudillos, un producto auténticamente riojano por su legado en la historia provincial y nacional donde queda al descubierto el fervor en la lucha de quienes propusieron un país federal.

Por Perfil