El Tribunal Federal de La Rioja se quejó en un fallo de haber tenido que imponer una pena baja a un narcotraficante porque debió atenerse al monto máximo solicitado por la Fiscalía, ante lo cual le advirtió al Ministerio Público que de esa forma “no se da respuesta al conjunto de la sociedad en este tema tan delicado” del tráfico de estupefacientes.

El Tribunal Oral Criminal Federal de La Rioja, integrado por José Camilo Quiroga Uriburu, Juan Carlos Reynaga y Alfredo Raúl Guzmán, condenó al cordobés Marco Ariel Fernández Rojas a cinco años de prisión, el “mínimo de la multa prescripta” por la ley. El delincuente fue sorprendido en 2015 cuando transportaba 51 kilos de drogas, entre marihuana y cocaína, desde Córdoba hacia La Rioja.

Los magistrados sostuvieron en los fundamentos del fallo que “con esta limitada pena que solicitó el Ministerio Fiscal no se da respuesta al conjunto de la sociedad en este tema tan delicado donde se está exigiendo a los actores judiciales un mayor compromiso con la problemática del tráfico de estupefacientes”.

El tribunal recordó que al solicitar la condena, la Fiscalía “requirió se aplique la pena de cinco años de prisión y el mínimo de la multa prescripta por el artículo 1, inciso C de la Ley 27.302”. Esto “no condice con las penas solicitadas por dicho Ministerio en otras causas tramitadas ante éste Tribunal en las que, habiéndose secuestrado menor cantidad de estupefacientes, se solicitó y se aplicó condenas superiores”, advirtieron los jueces.

Por Agencia DyN