Saltar al contenido.

El Frente para la Victoria pone en juego quince bancas en las próximas elecciones

El FPV será la fuerza que más arriesgue en los comicios legislativos de 2017 en la Cámara de Senadores. Serán 15 los escaños en juego. Las otras nueve bancas están en manos del oficialismo y sus aliados, del peronismo disidente, de un partido provincial y del GEN que hoy está aliado al Frente Renovador que encabeza Sergio Massa.

Este año le toca el turno de poner en juego sus escaños a las provincias de Buenos Aires, Formosa, Jujuy, La Rioja, Misiones, San Juan, San Luis y Santa Cruz.

Se trata de los senadores que ingresaron al Congreso tras las elecciones de 2011, en las que Cristina Fernández de Kirchner obtuvo la reelección presidencial con el 54 por ciento de los votos y las listas del Frente para la Victoria arrasaron en todo el país.

Por ello, el kirchnerismo pondrá en juego quince bancas (poco más de un tercio de las que posee actualmente), Cambiemos y aliados cuatro, tres el peronismo disidente, una el Frente Renovador de la Concordia de Misiones y la restante en GEN.

En las elecciones de hace seis años el Frente para la Victoria obtuvo la victoria en todos los distritos en los que participó, a excepción de San Luis, donde ganó el peronismo de los hermanos Adolfo y Alberto Rodríguez Saá que conducen la provincia desde el regreso de la democracia en 1983.

En el resto de los distritos el kirchnerismo logró ubicar a los dos senadores de la mayoría, mientras que en Misiones colocó a los tres, ya que la lista que ganó estaba auspiciada por el entonces gobernador Maurice Closs, un aliado de los ocupantes de la Casa Rosada de aquel momento. El tercer senador misionero, en tanto, fue colocado por el FPV.

Las bancas que serán puestas en juego en este turno electoral son las de los kirchneristas:

-Juan Manuel Abal Medina y María Laura Leguizamón (Buenos Aires)

-José Miguel Mayans y María de la Rosa (Formosa)

-Walter Barrionuevo y Liliana Fellner (Jujuy)

-Hilda Aguirre y Teresita Luna (La Rioja)

-Salvador Cabral y Juan Manuel Irrazábal (Misiones)

-Ruperto Godoy y Marina Riofrío (San Juan)

-Daniel Pérsico (San Luis)

-Virginia García y María Ester Labado (Santa Cruz)

Entre los legisladores que militan en el Frente para la Victoria se encuentran varios ultrakirchneristas que durante el primer año de gestión del gobierno de Mauricio Macri se opusieron a todos los proyectos enviados por el Poder Ejecutivo.

Ellos fueron la jujeña Fellner, la riojana Aguirre, el misionero Irrazábal, los sanjuaninos Godoy y Riofrío, el puntano Pérsico y las santacruceña Labado y García, esta última cuñada de Máximo Kirchner y militante de La Cámpora.

En tanto, el oficialismo pondrá en juego las bancas de los radicales Luis Naidenoff (Formosa), Silvia Giacopoo (Jujuy) y Alfredo Martínez (Santa Cruz) y del peronista sanjuanino Roberto Basualdo, un aliado del oficialismo que pretende disputar la gobernación de su provincia en 2019 con el apoyo del presidente Macri.

En tanto, también arriesgarán sus bancas los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso, que pasaron de apoyar con críticas la gestión del Ejecutivo a oponerse fuertemente en los últimos meses de 2016.

El mandato del ex presidente Carlos Menem como representante de La Rioja, también finaliza en 2017. Su presencia en el recinto de sesiones, aunque esporádica, siempre fue funcional alactual oficialismo.

Por último, la misionera Sandra Giménez, quien ingresó en 2011 al bloque del Frente para la Victoria, pero que dejó la bancada tras la derrota del kirchnerismo en las elecciones de 2015, pero se ubicó como opositora a Cambiemos, también deberá poner en juego su lugar.

Finalmente, el mandato del bonaerense Jaime Linares quien ingresó al Congreso por el GEN, aliado de la Coalición Cívica, y que ahora está cerca del Frente Renovador de Sergio Massa gracias a la alianza con Margarita Stolbizer, también finaliza en 2017.

Por El Liberal 

A %d blogueros les gusta esto: