Saltar al contenido.

Un médico rural está hace 33 días de guardia y no consigue quien lo reemplace

Hoy se cumplen 33 días desde que el médico Luis Daniel Rey, de la localidad riojana de Malanzán, entró de guardia. En una entrevista con un medio local, contó que se duerme en el escritorio, lamentó que no pudo ver la final de la Copa Argentina que conquistó su querido River Plate y advirtió que lo han “insultado pacientes, porque exigen ser atendidos”.

Su historia fue revelada por el portal de noticias riojano El Federal Online. Rey es uno de los tres médicos que tiene el departamento riojano Facundo Quiroga, donde viven unas 4 mil personas, algunas diseminadas en pueblos serranos muy alejados del hospital de Malanzán, en el que atiende. A muchos de ellos Rey los va a ver a la casa. Sin embargo, desde el 10 de diciembre en que ingresó de guardia, ninguno de los otros profesionales lo reemplazó.

“Hay dos médicos que a veces vienen, pero por uno o dos días, y se vuelven. Es un tema que debe arreglarse, y confío que será así. Lo que pasa es que también soy humano, y también tengo días de mucha acumulación de trabajo, con las consecuencias que puede traer eso. Uno está expuesto a cometer un error y no debo permitirlo. Por eso sigo adelante atendiendo en el hospital, en mi casa, o visitando a mis pacientes”, señaló Rey.

Luis, con su “mejor paciente”, doña Sabina Vicenta Cáceres (El Federal Online).

Sus jornadas de trabajo duran entre 16 y 18 horas. “Son días muy largos, pero trato de atenderlos a todos. Los pacientes a veces no entienden lo que está pasando y quieren ser atendidos, por eso me armo de paciencia, respiro profundo y sigo con mi trabajo”, repasó el médico.

Cuando le preguntaron si es cierto que algunos vecinos lo vieron durmiendo parado, contestó: “Sí, es cierto, no parado, pero sí en mi escritorio. Cuando uno está de guardia, a veces las horas se hacen interminables, por eso trato de ponerle humor con mis compañeros de trabajo. Y a veces me han insultado pacientes, porque exigen ser atendidos. Pero más lamento no poder ver a River cuando juega”.

La responsable de encontrar una respuesta es la cuestionada ministra de Salud provincial, Judith Díaz Bazán, quien ha sorteado una gran cantidad de escándalos, incluida la viralización de las fotos de su hermano usando una ambulancia para llevar material para la construcción a su casa. Según Rey, le prometió darle una solución. Su caso salió a la luz el lunes, pero por ahora sigue de guardia.

Rey lamenta no poder pasar más tiempo con sus hijos, entre otras cosas. Y aunque confiesa que ansía unas vacaciones, no baja los brazos. “En mi pueblo los conozco a todos y un médico rural a veces tiene que ser médico, psicólogo, consejero, cura o político, según a quién tengas que atender, con la mejor sonrisa o el mejor cuento para que podamos compartir una sonrisa”, concluyó.

Por Infobae 

A %d blogueros les gusta esto: