El tercer y último caso es el de un joven de apellido Palavecino, a quien también se le dictó la prisión preventiva pues también posee un largo historial de delitos motivados por su afán de comprar drogas a las que es adicto desde hace varios años.

El joven, igualmente adicto y ladrón reincidente como Ortiz y Chayle. 

Por ese motivo, Palavecino, de 23 años, fue enviado a la vecina provincia de La Rioja, para que allí un pariente suyo lo instara a recibir tratamiento contra sus adicciones.

Sin embargo, y al igual que en el caso de Ortiz, Palavecino volvió a robar luego de estar una semana en la provincia de La Rioja.

No conforme con eso, Palavecino luego volvió a radicarse en la ciudad de Belén, donde volvió a delinquir.

La prisión preventiva de Palavecino fue otorgada luego de que en su último delito terminara en una requisa por drogas pegándole a un policía y fuera imputado por el delito de atentado contra la autoridad, por el cual fue imputado en diciembre pasado.

Por otro lado, el miércoles próximo se llevará a cabo la audiencia para definir o descartar la prisión preventiva para un joven que abusó de una adolescente de 15 años en una fiesta en la localidad de Corral Quemado.

El joven, oriundo de la provincia de Córdoba, había organizado una fiesta en su casa y allí había conocido a la joven. El encuentro en el que se produjo el supuesto abuso fue en octubre, pero la adolescente recién denunció lo sucedido en diciembre porque aseguraba sentir vergüenza de confesarlo.

Por El Ancasti