“¡Que vuelva Carlos! ¡que vuelva ya!”. El jingle de la campaña que musicalizó la turbulenta presidencial de 2003 puede sonar, una vez más, 15 años después: Carlos Saúl Menem se perfila para ser candidato de nuevo.

Este año vence su mandato como senador nacional y en el PJ riojano su nombre suena para encabezar la boleta nacional, según supo Clarín. La Rioja es una de las ocho provincias que este año renuevan delegados al Senado.

Luis Beder Herrera, actual diputado nacional, ex gobernador y jefe del peronismo provincial, dio el primer indicio el año pasado cuando invitó a Menem a encabezar la lista de congresales para la interna partidaria en la que fue electo, sin rival, presidente del PJ.

Menem aceptó y posó junto Herrera, Ricardo Quintela y el gobernador Sergio Casas en el acto de asunción. Lección express sobre el poder riojano: el actual gobernador, que no puede reelegir en 2019, recaló en el tercer escalón de mando peronista.

Traducción: Beder Herrera, sostienen dirigentes riojanos y admiten en Casa Rosada, todavía administra el poder que concentró en su tiempo de gobernador. Es el promotor del regreso de Menem como candidato.

Sería, si se completa el círculo, su tercer mandato en la banca que ocupó por primera vez de 2005 y por la que fue reelecto en 2011 colgado con una colectora, de la boleta que llevaba a Cristina de Kirchner.

Razones: Casas ganó la gobernación en una elección pareja pero la boleta del FPV, con Herrera al frente para diputados nacionales, perdió con Cambiemos. “Menem es hoy el mejor candidato que tiene el peronismo riojano” dicen en la provincia.

El ministro de Defensa, Julio Martínez, que viene de enfrentar a Casas, se recorta como el postulante e primer senador por Cambiemos. Iría, si avanzan las charlas, a un mano a mano contra Menem.

El ex presidente, con 86 años, viaja esporádicamente a La Rioja y permanece en la casona de Belgrano R, sobre la calle Echeverría, que habita -con algunos intervalos- desde que dejó la presidencia en 1999.

Hace un tiempo abandonó el que era su pasatiempo favorito: el golf. Ramón Hernández, su histórico secretario privado, sigue cerca suyo.

Zulemita, su hija, es sindicada como la principal impulsora de que su padre vuelva a ser candidato. No dice lo que dice la mayoría: con varias causas en la Justicia, el argumento recurrente es que sin fueros legislativos, el ex presidente podría terminar preso.

“Tiene más de 85 años, está delicado de salud, a lo sumo tendría arresto domiciliario” le confió a Clarín una persona que lo frecuenta y asegura que el factor “fueros” no es determinante para Menem.

Domiciliario o no, el impacto de una eventual detención sería pesado igual.

Los demás dirigentes del clan Menem, el ex senador Eduardo y su hijo, el ex diputado Adrián -que trabajó cerca del PRO- están enfrentados con Beder Herrera y exploran, por las suyas, otras variables. Han dicho que no les gusta ver “a Carlos” convertido en aliado de Herrera.

Menem​ aparece en una lista numerosa de ex presidentes que suenan como candidatos a senadores junto a Adolfo Rodríguez Saá por San Luis y a Cristina de Krichner, por Santa Cruz o la provincia de Buenos Aires.
Por Clarin