La tasa de mortalidad infantil en Argentina, es decir la cantidad de niños menores de un año fallecidos por cada 1.000 nacidos vivos, descendió a un dígito en 2015 por primera vez en 25 años, al ubicarse en 9,7.

Este indicador nacional, que viene en franco descenso al menos desde 1990, se había ubicado en 10,6 en la anterior medición, correspondiente a 2014.

De 11,4 es la cifra de Corrientes a 2016 de acuerdo con un informe aportado a mediados de diciembre pasado por la dirección General de Salud Materno Infanto Juvenil. En 2015 estaba en 14,6 ( Ver relacionada)

De acuerdo con el informe nacional a 2015 los registros para otras provincias fueron de Formosa (12,6) , Tucumán (12,4) Salta (11,8), La Rioja (11,3), Catamarca (11), Santa Cruz (10,9), Jujuy (10,7) y Entre Ríos (10,4).

Las cifras caen significativamente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 6,4 por cada 10 mil nacidos vivos, Chubut (6,9) y Tierra del Fuego (7,6).

Por Télam