Cuando el próximo 10 de diciembre Mauricio Macri cumpla dos años como presidente, habrá gobernado la mitad de su mandato con un Congreso con mayoría opositora. Y en virtud de la matemática electoral y legislativa, todo hace prever que la última etapa será igual. Ni siquiera una victoria arrolladora en los comicios de octubre le daría al oficialismo el ansiado quórum propio en ambas Cámaras.

En las elecciones de este año se renovarán 127 diputados de todo el país y 24 senadores en ocho provincias (Buenos Aires, San Juan, San Luis, Formosa, Misiones, Santa Cruz, Jujuy, La Rioja). En la actualidad Cambiemos tiene 87 legisladores en la Cámara baja, lejos de los 129 del quórum, mientras que en el Senado apenas suma 15. Sumando los escaños de ambos recintos, el oficialismo deberá revalidar 46.

Sin embargo, Cambiemos cuenta con una ventaja. En la provincia de Buenos Aires, distrito que reparte 35 bancas para Diputados, Cambiemos sólo tiene en la actualidad cuatro representantes por renovar, dos PRO y dos radicales. Con María Eugenia Vidal al frente de la gestión podría engrosar ese número. De todos modos, las proyecciones indican que aún con un gran desempeño electoral en todo el país y sumando sus aliados circunstanciales quedaría por debajo del quórum que se requiere para dar inicio a una sesión. Luego entrará en juego la negociación política en las Cámaras, algo que durante 2016 logró, aunque en algunos casos con dificultad.

En tanto, en la oposición el panorama es diverso. Algunos espacios, como el Frente para la Victoria, arriesgarán buena parte de su poder de fuego. Mientras que otros, como el Frente Renovador, tendrán algo más de margen para mantenerse intactos o incluso sumar algunas bancas más. Asimismo, hay quienes pondrán a merced de la voluntad popular a casi todos sus miembros. Veamos:

• Diputados

Cambiemos pone en juego 42 bancas de las 87 que tiene en total el interbloque que conforman mayoritariamente Unión PRO y la UCR. El radicalismo es el que más arriesga con 20 escaños sobre 36 que posee, y lo sigue el macrismo con 14 de 42. La Coalición Cívica, partido fundado y liderado por Elisa Carrió, a quien también se le vence el mandato, debe revalidar 3 de sus 5 lugares, y otros 5 aliados del oficialismo (dos catamarqueños, un misionero, una entrerriana y una santafesina) también concluyen su período.

El FpV, el bloque opositor más nutrido pese a que desde los comicios de 2015 perdió una buena porción de sus integrantes que fugaron por otros senderos, cuenta con 70 diputados de los cuales 30 terminan su ciclo en el próximo recambio legislativo. Además a ese pelotón se suma el aliado Oscar Martínez, de Tierra del Fuego. Entre los nombres de peso que definirán su futuro están el jefe de bloque, Héctor Recalde, su antecesora Juliana Di Tullio, y Diana Conti, todos por la estratégica provincia de Buenos Aires.

El tercer sector que tiene más diputados con dead line en diciembre es el que encabeza el Frente Renovador. En ese espacio el massismo tiene 10 legisladores por Buenos Aires que vencen mandato, entre ellos el propio Sergio Massa, el exgobernador bonaerense Felipe Solá, el industrial José Ignacio de Mendiguren, y Héctor Daer, uno de los líderes de la CGT. Además están Claudia Rucci y tres cordobeses, que juntos conforman el bloque UNA. En igual situación están 2 chubutenses de Trabajo y Dignidad, 2 del Movimiento Popular Neuquino, y el porteño Julio Raffo. En total son 19 sobre los 37 con los que cuenta el interbloque Federal Unidos por una Nueva Argentina.

El bloque denominado Justicialista, una escisión del FpV que preside Oscar Romero y que integran entre otros el extitular de ANSES, Diego Bossio, cuenta en la actualidad con 17 miembros, y tiene a 8 en sus últimos meses de mandato. Otros que se fueron del kirchnerismo son los del Peronismo para la Victoria, producto de la ruptura decidida por el Movimiento Evita, que cuentan con 2 de sus 6 integrantes en el final de su período.

Por su parte, el interbloque del Frente Amplio Progresista arriesga casi toda su tropa: 4 socialistas, entre ellos el exgobernador santafesino Hermes Binner; la líder del GEN, Margarita Stolbizer; y 2 de Libres del Sur. En total 7 de 8, ya que la única que no renueva es Victoria Donda. En la izquierda hay tres diputados que concluyen mandato: Juan Carlos Giordano (Buenos Aires), Soledad Sosa (Mendoza), y Pablo López (Salta).

El Frente Cívico por Santiago, que responde al exgobernador Gerardo Zamora y que tuvo acercamientos con el oficialismo, deberá revalidar 3 de sus 6 escaños. La bancada Juntos por Argentina, de Darío Giustozzi, tiene a sus 4 miembros bonaerenses en juego; y Compromiso Federal, espacio que comandan los hermanos puntanos Rodríguez Saá, 2 de 3.

Por último, los diputados que conformaron monobloques y que vencen su mandato son: el canillita Omar Plaini, Carlos Heller (que se alejó tibiamente del FPV), Alcira Argumedo (Proyecto Sur), el cordobés exkirchnerista Ramón Bernabey, la misionera opositora al macrismo Silvia Risko, y Juan Casañas, un radical que no forma parte de Cambiemos.

• Senado

En la Cámara alta, quien más tiene para perder es el Frente para la Victoria que del total de 24 bancas que se renuevan en ocho provincias posee 15. En ellas se sientan Juan Manuel Abal Medina y María Laura Leguizamón (Buenos Aires), José Miguel Mayans y María de la Rosa (Formosa), Walter Barrionuevo y Liliana Fellner (Jujuy), Hilda Aguirre y Teresita Luna (La Rioja), Salvador Cabral y Juan Manuel Irrazábal (Misiones), Ruperto Godoy y Marina Riofrío (San Juan), Virginia García y María Ester Labado (Santa Cruz), y Daniel Pérsico (San Luis). A ellos se suman dos aliados: el misionero Salvador Cabral y la riojana Hilda Aguirre.

El oficialismo, en cambio, apenas cuenta con 4 legisladores que terminan mandato: los radicales Luis Naidenoff (Formosa), Silvia del Rosario Giacoppo (Jujuy) y Alfredo Martínez (Santa Cruz), y el aliado Roberto Basualdo (San Juan).

La elección de senadores reparte dos bancas para el que consiga más votos y uno para el segundo, sea cuál sea la diferencia. Aún ganando en las ocho provincias, el bloque de Cambiemos sumaría un máximo de 27 legisladores, y quedaría a una decena del quórum. 

Los peronistas puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso también terminan sus mandatos. En el inicio de la gestión de Cambiemos ambos actuaron como opositores críticos, pero con el correr del tiempo endurecieron su postura.

Los otros senadores que concluyen sus seis años son el expresidente Carlos Menem (La Rioja), cuya presencia en el recinto de sesiones, aunque esporádica, siempre fue funcional al actual oficialismo; Sandra Giménez (La Rioja), que se alejó del FPV pero se mantuvo como opositora, y Jaime Linares (Buenos Aires) presidente del GEN, que mostró acercamientos hacia el massismo en sintonía con Stolbizer.
Por Ámbito Financiero