Las altas temperaturas que desde hace varios días afectan a casi todo el territorio nacional persistirán alcanzando los 35 y 40 grados en el centro del país y hasta los 42 en la región norte, según anticipó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

“Las temperaturas máximas y mínimas para casi todo el país van a ser muy altas, y los que va a generar una sensación agobiante es que además (esta condición) va a perdurar en los días”, explicó en diálogo con Télam Cindy Fernández, del SMN.

El organismo emitió ayer un informe especial por altas temperaturas para un área que abarca desde el norte del país hasta las provincias de Río Negro y Neuquén, sin embargo, también se registrarán marcas térmicas elevadas en las provincias del centro patagónico aunque estas condiciones solo durarán unos días, precisó la meteoróloga.

En la ciudad de Trelew, próxima a la costa este de Chubut “la máxima para hoy es de 34 grados, cuando la temperatura máxima media para enero es de 29”, afirmó Fernández.

Asimismo, la especialista aclaró que si bien el informe difundido por el organismo estima que las altas temperaturas “persistan hasta el final de la semana que viene, es muy posible que esta condición se extienda varios días más”.

“Van a ser más de diez días con temperaturas muy altas, donde en regiones como San Luis, La Pampa, Mendoza van a superar entre 8 y 10 grados el promedio para el mes de enero”, señaló.

Si bien las altas temperaturas van a ser una constante en casi todo el país en la costa bonaerense y el norte patagónico “se van a registrar algunas disminuciones de temperatura, pero serán temporarias, esto se debe a la rotación del viento que viene desde el océano y trae aire más frío”.

La especialista explicó que estas condiciones de marcas térmicas elevadas se deben a “un viento persistente del norte que se va a combinar con días despejados” y precisó que “este flujo constante de viento norte no permite que el viento que llega desde el sur suba por el territorio argentino, es decir el viento norte es constante y no permite el ingreso del viento sur y lo mantiene restringido a un al sector sur de la patagonia”.

Además, “hay un centro de alta presión ubicado en el (océano) Atlántico muy intenso y esto provoca que el viento del norte sea más intenso y fuerte que lo habitual”.

En algunos sectores de cuyo, como San Juan, Catamarca, La Rioja “se esperan temperaturas de hasta 42 grados, si bien son lugares donde suelen alcanzarse estos valores, no es común que persistan durante varios días”, apuntó la meteoróloga.

“Es ahí donde se pone riesgosa la situación”, consideró Fernández ya que “el cuerpo humano no tiene tiempo de refrescarse, si las temperaturas no bajan durante la noche no se puede descansar y todo esto afecta la salud”.

Se espera que durante estos días “en el norte patagónico, La Pampa y la provincia de Buenos Aires las temperaturas mínimas oscilen entre los 18 y 25 grados centígrados y las máximas lo hagan entre los 35 y 40”, precisó el informe del SMN.

“El resto de la región tendrá valores incluso más elevados: las mínimas estarán entre 24 y 29 grados, en tanto que las temperaturas máximas rondarán entre los 36 y 42”, concluyó.

En las ciudades de Buenos Aires y Rosario y sus alrededores el organismo emitió un “alerta amarilla” debido a las altas temperaturas.

Si bien aun no se “puede hablar de ola de calor en la Ciudad de Buenos Aires, es muy probable que tengamos una”, sostuvo Fernández y detalló que “para poder calificar como ola de calor a un fenómeno meteorológico tienen que superarse marcas térmicas establecidas para cada región y mantenerse durante más de tres días”.

Ayer, se superaron “los 22 grados de mínima y 32,3 de máxima” establecidos para determinar la ola de calor “hoy, sería el segundo día y la mínima se superó. Según los pronósticos mañana ya sería el tercer días con estos umbrales superados y podríamos hablar de ola de calor”.

Por Télam