El justicialismo es un partido absolutamente democrático y tiene que acompañar lo que está bien. A las políticas de Estado hay que acompañarlas. No haciendo oposición férrea o ciega ni pretendiendo que le vaya mal al presidente, al PRO o al radicalismo solamente para sacar rédito político. Es por eso como peronistas hicimos otro bloque, porque tenemos otra postura: como oposición, pero apoyando las políticas de Estado, sabiendo que el presidente no tiene mayorías.

El peronismo no está bien a nivel nacional. Por un lado tenemos al PJ nacional con autoridades que elegimos de apuro. Se hizo para salvar la ropa, la personería política y para que no nos intervengan. También es cierto que existe el Frente Para la Victoria, otros espacios autónomos en provincia de Buenos Aires, existe nuestro Bloque en Diputados y está Sergio Massa como otra expresión del peronismo.

Pero debemos ser serios y ciertos: el peronismo no está pasando por un buen momento. Pero eso siempre ha sucedido hasta que encuentra un liderazgo. Nuestro movimiento es así, y yo creo que de las próximas elecciones puede surgir un liderazgo, ya sea con el regreso de Cristina si sigue gobernando mal Macri, o si no estará entre Massa y otros dirigentes del justicialismo que son importantes.

Hay que ver quién gana la elección en la provincia de Buenos Aires, principalmente, que es crucial porque es una elección de medio término. Si la gana el oficialismo, eso le permite pensar en la reelección, pero si pierde, siendo minoría en las Cámaras le van a discutir todo, le va a ser muy difícil poder gobernar sin poder político. Se convertiría en un gobierno muy conflictuado y nadie viene a invertir en esas condiciones.

En lo que atañe a La Rioja, nosotros ostentamos el poder político en la provincia porque ganamos la gobernación. Renovamos autoridades en el PJ, pero es cierto que perdimos la elección a nivel nacional. Nos pegó muy fuerte que nos hayan ganado. A mí me pegó muy fuerte, porque yo sé que a la gente no le va a ir bien. El ajuste va a seguir y es ahí donde debe salir el peronismo a defender a la gente. Con hidalguía, con su discurso, con su doctrina.

La Rioja es simple. Su economía es prácticamente el Estado y durante mi gobierno empezamos a esbozar otro proyecto económico que son las SAPEM y que a alguna gente no le parece bien. Imagínese que se dé trabajo genuinamente, que se produzca genuinamente, que se brinden servicios importantes. No les parece importante. Evidentemente hay un tema cultural muy fuerte en La Rioja y en su gente. Hasta en algunos funcionarios que piensan que es mejor nombrar más gente que invertir en Agroandina.

¿Cómo no vamos a reivindicar la dignidad del trabajo, de la producción? Ese es un tema que hay que hablarlo. Es una responsabilidad también de toda la dirigencia. No podemos ser todos empleados públicos. No se puede vivir. Todos tenemos que salir a clarificar esto. Quizás los dirigentes se están agachando para tomar fuerza. Dios quiera que sea eso.

Por Luis Beder Herrera, diputado nacional 

El Partido Justicialista y La Rioja de cara a 2017