En reacción frente a la decisión de Mauricio Macri de patear la negociación salarial con los maestros a los gobernadores y de alentar un tope de entre el 17% y el 20% para las subas, los gremios docentes nacionales ya avanzan en la definición de paros que empañarán el retorno a clases del 6 de marzo, mientras pugnan por aumentos de al menos entre el 25% y el 30%.

La primera estocada la dará la Unión Docentes Argentinos (UDA), que desplegará mañana a las 15 una reunión de consejo directivo de la que -según pudo saber este diario- emanará una huelga nacional para el regreso a las aulas, de un tenor que se discutirá en el encuentro pero que anticipan “duro”.

El volantazo de Macri en la paritaria federal -que se abocará sólo a cuestiones laborales- será analizado además en la reunión de la CGT, que se desarrollará el jueves.

“Intentar imponer el 18% es poner en riesgo la paz social”, advirtió el secretario General de UDA y secretario de Políticas Educativas de la CGT, Sergio Romero, además de enfatizar que “es grave que no se convoque a una paritaria federal porque, entre otros ejes, se ponen en juego los fondos que Nación manda a las provincias en concepto de FONID y Fondo Compensador”.

En sintonía, el titular del Suteba, Roberto Baradel, remarcó ayer que “si no hay convocatoria a la paritaria nacional habrá un conflicto nacional”. “La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina convocó a un plenario de secretarios generales para el 9 de febrero y un congreso en forma anticipada para el 21”, precisó Baradel, integrante de la junta directiva de CTERA, en una senda que también apuntaría a la definición de medidas de fuerza.

El vacío generado por la decisión de Macri de no discutir este año con los gremios federales el porcentaje de suba del piso salarial de los maestros a nivel país gestó la autoconvocatoria de gobernadores que se desarrollará el jueves a las 14 en el Hotel Savoy, en la Ciudad de Buenos Aires, donde los caciques provinciales buscarán consensuar un techo del 18% a las aspiraciones de los sindicatos.

Como telón de fondo, la Federación Nacional Docente desplegará ese día una protesta con movilización hasta el Ministerio de Educación que comanda Esteban Bullrich.

Mientras tanto, ya arrancó el calendario de medidas de fuerza en las provincias contra los topes menores al 20%. Uno de los focos se instaló en Río Negro, donde el mandatario Alberto Weretilneck oficializó días atrás su decisión de establecer un techo del 17% a las subas de sueldo. En reacción, ATE desplegará mañana una jornada provincial de protesta en la administración pública, con retiro de los lugares de trabajo desde las 10.

“Si el Ejecutivo no abandona la idea del 17% y convoca rápidamente a discutir un aumento real las medidas de fuerza se van a profundizar, no por capricho sino por necesidad”, disparó el secretario General de ATE y CTA Río Negro, Rodolfo Aguiar. En sintonía, los docentes de UNTER sembraron dudas sobre el retorno a clases. “No podemos aceptar una propuesta menor al 35%”, sostuvo el secretario adjunto, Marcelo Nervi.

En las últimas horas Weretilneck redobló la apuesta. “Si los gremios no negocian, el 17% saldrá por decreto”, dijo.

La puja que se avecina en las provincias es grande, ya que si bien en algunos distritos funcionó en un comienzo la estrategia, en otros los sindicatos están muy lejos de aceptarla, con reclamos de subas de al menos entre el 30% y el 35%.

Por Ámbito Financiero