El titular del Banco Nación, Javier González Fraga, tendrá que asistir a los gobernadores que firmaron el Pacto Fiscal. También, si hay problemas puntuales, al Tesoro. Así debe ser el cambio que desde la nueva conducción del Banco Nación de Javier González Fraga, tendrá que implementar, por orden de la Jefatura de Gabinete, hacia el Ministerio de Economía de Nicolás Dujovne y los gobernadores con problemas fiscales; y siempre consultando al Poder Ejecutivo. 

En el primer caso, si el Palacio de Hacienda necesita dinero para cerrar cuentas, especialmente cuando comience a delinearse el destino fiscal del 2017 (año electoral); el Nación deberá ser rápidamente permeable a la eventual ayuda. En el caso de las provincias, previamente debe haber una consulta a la Nación para confirmar que el gobernador requiriente está en línea con los planes de austeridad fiscal comprometidos en agosto del año pasado. También se tendrá en cuenta la situación política y electoral del que pida la ayuda.

Cambio de mando

Ambas aclaraciones, y el cambio de actitud, tienen que ver con los motivos de fondo que el 17 de enero pasado derivaron en el pedido de renuncia de Carlos Melconian de la entidad. 

El expresidente del Nación, tuvo un encontronazo privado en el último trimestre del 2016 que las partes mantuvieron en la discreción pero que hicieron que desde la Jefatura de Gabinete de Marcos Peña se le terminara pidiendo la renuncia. “Te tenés que ir. Tenés que dejar tu puesto en el banco porque buscamos un equipo más homogéneo y alineado”. 

Así fue como Mario Quintana, vicejefe de Gabinete, le habló a Melconian sin eufemismos para decirle que su gestión en el Nación había terminado. A Melconian el anuncio lo tomó por sorpresa, no tanto por la novedad, sino porque la esperaba para el mismo día que Alfonso Prat Gay en la última semana de diciembre. Al ver que en ese momento no se lo renunció, pensó que su gestión continuaba. Su intuición venía de las últimas semanas del 2016, cuando desde la Nación y varias provincias (la mayoría aliadas de Cambiemos) se le pidió a la entidad ayuda fiscal para cerrar el año.

Expansión del gasto público

En ambos casos el justificativo eran las propias políticas de expansión del gasto de fin de año, en especial por el otorgamiento de bonos de fin de año a los empleados públicos y el pago a movimientos sociales, para cerrar el 2016 políticamente en paz. Los pedidos los recibía el propio Melconian, que renegaba de las peticiones y las ponía en estudio del directorio de la entidad. La situación llegó a los teléfonos de Alfonso Prat Gay que intentó sin éxito presionar al Nación. Finalmente comunicaciones directas de Melconian con el Poder Ejecutivo, hicieron que algo más de $70.000 millones salieran en ayuda de los tesoros nacionales y provinciales. La situación incomodó a la Jefatura de Gabinete que dio por terminada la gestión de Melconian. Sólo faltaba el momento en que se le pediría la renuncia. La orden hacia González Fraga es que esta situación no debe repetirse.

Pacto Fiscal

Sin embargo, en el caso de las provincias, la eventual ayuda no podrá ser automática. En todos los casos los pedidos de los gobernadores deberán estar en sintonía con el Pacto Fiscal que el 2 de agosto del año pasado firmaron con la Nación en la Casa Rosada, y por el cual se comprometieron a equilibrar sus cuentas, a cambio además de una nueva ley de coparticipación federal que debería estar diseñada antes de fin de año y ser aprobada en 2018. Según este Pacto, este año la Nación debería girarles a los gobernadores unos $86.000 millones, siempre que las provincias muestres números que estén garantizando que están bajando el déficit fiscal.

El acuerdo fue firmado por Gerardo Morales (Jujuy), Alberto Weretilneck (Río Negro), Sergio Uñac (San Juan), María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Lucía Corpacci (Catamarca), Juan Schiaretti (Córdoba), Ricardo Colombi (Corrientes), Domingo Peppo (Chaco), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Casas (La Rioja), Alfredo Cornejo (Mendoza), Hugo Passalacqua (Misiones), Héctor Gutiérrez (Neuquén), Juan Manuel Urtubey (Salta), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Claudia Ledesma (Santiago del Estero), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Juan Manzur (Tucumán) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego). También por los vicegobernadores de Chubut, Mariano Arcioni, y de Santa Fe, Carlos Fascendini. Ad referendum, esperando la aprobación de las legislaturas, avalaron La Rioja, Ciudad de Buenos Aires y Santa Cruz. Por el Ejecutivo firmaron, Marcos Peña, el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, y el de Hacienda, Alfonso Prat Gay. Todos esos gobernadores deben ser ahora bien tratados, personal y fiscalmente, por González Fraga, en el caso que por alguna circunstancia puntual necesiten asistencia financiera. 

Por Ámbito Financiero