Una “mesa operativa” para articular las provincias a la estrategia nacional, fue el objetivo de la reunión de entre el Pro y la UCR en la Quinta de Olivos.

Después del informe del ministro Nicolás Dujovne en el que se aseguró que, esta vez sí, la economía muestra”brotes verdes” y tras la comida compartida entre el Presidente Mauricio Macri y la dirigencia del Pro y la UCR en la Quinta de Olivos, casi llegando a la medianoche del lunes hubo una conferencia de prensa.

Allí, el titular del radicalismo José Corral y el ministro Rogelio Frigerio contaron lo que se podía contar sobre la cena: “Se acordó armar una mesa operativa de Cambiemos” de cara a las elecciones de octubre, informaron.

Este diario habló con un importante dirigente de la UCR, quien tradujo el anuncio evitando eufemismos: “Lo que se acordó es procurar hasta lo imposible que haya interna de candidatos en Cambiemos; ir a unas PASO con los dientes apretados entre nosotros, nos debilitaría”, evaluó el dirigente radical consultado.

Macri, Peña, Frigerio, Monzó, María Eugenia Vidal, Diego Santilli (vice jefe porteño) Humberto Schiavoni (titular del Pro), se mezclaron con los radicales Sanz, Corral (presidente de la UCR), Negri, los gobernadores Cornejo, Morales y Colombi, y el vice de Vidal, Daniel Salvador.

La coalición Cambiemos tiene un desarrollo heterogéneo en el país. En algunas provincias la UCR mantiene una hegemonía indiscutible, en otras (las menos) el Pro impuso su liderazgo (Buenos Aires y CABA). En varios distritos, las conversaciones preliminares respecto al armado de las listas de candidatos están empantanadas y con pronóstico reservado.

“En Córdoba, el Pro quiere encabezar la lista pese al carácter mayoritario de la UCR en la provincia”, ejemplificó el dirigente consultado.

También mencionó “el enigma Santa Fe”: aquí, Corral deberá recurrir a la alquimia para imponer su idea de abrirle una puerta a Cambiemos en las listas del Frente Progresista, la alianza que desde hace décadas forjaron el radicalismo y el Partido Socialista.

Tarea complicada. En La Pampa y La Rioja, entre otras, los aliados de Cambiemos tienen grandes diferencias. “En La Rioja, el Pro se acerca al gobernador Casas (PJ), una provincia en la que el ministro de Defensa del gobierno de Cambiemos, Julio Martínez, mantiene sus aspiraciones electorales”, se insistió.

La “mesa operativa” de Cambiemos aún no tiene integrantes. Se pretende un espacio “chico, muy ejecutivo y con autoridad nacional”.

Su finalidad, se explicó, “será articular con las provincias la estrategia electoral”.

Por Los Andes