En una semana se inicia oficialmente la cosecha de aceituna de mesa en La Rioja. Ya está fijado entre las partes el valor de la cosecha, 48% de aumento en el valor de la caja de 18 kilos promedio con respecto al 2016, cuando el valor fue de 28,8 pesos.

Diego Andrada, presidente de la Cámara Olivícola de La Rioja, explicó a LA NACION que ese mejor precio de los productores no se trasladará directamente al consumidor argentino porque la mayor parte se exporta. “Va a ser mucho menos la suba”, agregó.

Las operaciones cerradas antes de iniciar la cosecha permitirían a productores e industriales establecer los números y acotar riesgos.En los cinco últimos años se dieron situaciones muy distintas: de muy baja producción, heladas tardías, dólar retrasado, problemas comerciales con Brasil que impactaron negativamente en la rentabilidad del productor olivícola.

La cosecha que se inicia será buena en volúmenes, sanidad y calidad, en general, pero algunas inclemencias climáticas afectaron a la producción en zonas especiales, según la Cámara.

Chilecito viene con muy buena producción, el 100% con muy buena calidad y sanidad. Capital y Arauco tendrán una producción menor en cantidad y calidad.

La entidad describió que,a nivel internacional, España saldrá al mercado con un stock menor a lo esperada y Perú no llegará al 50% de su oferta habitual. Ambos países son competidores de Argentina en el mercado brasileño, el principal destino de la aceituna de mesa nacional.

Esa situación y el reintegro del 5% a las exportaciones permiten “tener esperanzas de un buen valor de aceituna en dólares”. Respecto al 2016 el mercado interno ajustó ajustado el valor en góndola alrededor del 35%, lo que indicaría la posibilidad de un mayor valor de la aceituna en pesos.

Desde la Cámara indican que también es una “muy buena oportunidad” (un año de buenas producciones y buen mercado) para que se generen relaciones entre compradores y vendedores que hagan más estable y aminoren el riesgo del negocio de la aceituna de mesa.

En el caso del sector agrícola del olivo, seguir trabajando a pérdida podría poner en riesgo la continuidad de la cadena en su conjunto. Por el contrario, repetir los precios en dólares de la campaña pasada, permitirían rentabilidad tanto a los productores como a los industriales.

“Este va a ser un buen año porque se esperan cosechar unas 160.000 toneladas de aceitunas. Son buenas perspectivas porque en un año bueno se cosechan más de 100.000 toneladas y el techo suele rondar las 150.000. Pero el problema es el precio de la fruta; hoy está por debajo de los 60 centavos de dólar el kilo”, dijo Andrada.

“Vender por debajo de ese valor hace que se mal negocie de la aceituna y tira abajo los precios de exportación a Brasil.

La Rioja es el principal productor del país y también el primer exportador; el sector ocupa a unas 35.000 personas y de la cosecha total, el 10% lo aportan pequeños productores.

Por La Nación