El gobierno de Mauricio Macri buscó ayer dar garantías de que no eliminará el Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid) para asistir a las provincias para pagar los aumentos docentes y que, de ser necesario, atenderá las necesidades de los gobiernos provinciales para negociar las paritarias que se harán provincia por provincia.

La Casa Rosada también les contestó a varios gobernadores que en los últimos días le reclamaron a Macri que permitiera una paritaria nacional docente para fijar un piso y un techo que luego orientara las paritarias provinciales.

Pero la postura del Gobierno es terminante en cuanto a que no intervendrá en la paritaria docente y que cada provincia negociará los salarios con sus maestros.

“Es un pedido de las provincias de hace 20 años: que el Estado nacional no debe intervenir en la discusión de un sueldo que no paga”, dijo a LA NACION un ministro del gabinete de Macri. “Como nosotros cumplimos ese pedido, ahora temen que eliminemos el Fondo Fonid, pero eso está en el presupuesto 2017 y son $20.000 millones que no vamos a tocar”, agregó el alto funcionario.

Con ello les contestó a varios gobernadores que expresaron serios reparos a que la Nacion no hiciera una paritaria nacional y que retaceara la asistencia a las provincias para atender las paritarias docentes. “Habrá asistencia para las provincias que necesiten”, dijo otro funcionario allegado al presidente Macri.

Si bien el Fonid está garantizado, en la Casa Rosada admiten que existe otra fuente, el Fondo Compensador, que el año último repartió 1800 millones de pesos, que está en discusión con las seis provincias que los reciben. “Están flojas de papeles y se está discutiendo porque se desvirtuó: perdió sentido y hay que reverlo. Pero lo importante es que las 24 provincias conservaran el Fonid”, señalaron las fuentes oficiales.

El Fondo Compensador lo reciben actualmente las provincias de Misiones, Santiago del Estero, San Juan, Formosa, Jujuy, La Rioja y Corrientes. En principio, con el aumento reciente de transferencias de la Nación a las provincias, Macri podría recortar progresivamente esa fuente de recursos. “Las provincias van a negociar, cada una, unilateralmente las paritarias con sus docentes, algunas podrán pagar la inflación, otras no llegarán, pero lo harán con los recursos provinciales, con la coparticipación, y con el Fonid”, dijo a LA NACION otro ministro que interviene en el tema.

“No puede la Nación intervenir en las paritarias de los docentes porque no tiene maestros a cargo, que están a cargo de las provincias. Como no puede meterse en el sueldo de los enfermeros y de los policías”, señaló ese funcionario.

“Además, nos metimos el año pasado en la paritaria docente y terminó en 35%. Son ellos los que no quieren. Lo votaron ayer (por anteayer) en la reunión de la Confederación Federal de Inversiones (CFI)”, agregó.

Se refería al encuentro entre 18 de los 24 jefes provinciales opositores y oficialistas, con ausencias de Mario Das Neves (Chubut), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Sergio Uñac (San Juan), Gildo Insfrán (Formosa) y Carlos Verna (La Pampa).

En esa reunión hubo reclamos al Gobierno de que garantice los recursos para hacer frente a la paritaria. Y ayer continuaron los pedidos. El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, protestó porque “hay una discontinuidad” en las partidas que la Nacion gira a las provincias para sostener el salario docente, aunque recomendó a la dirigencia sindical “no presionar excesivamente” en las negociaciones salariales, según informó la agencia DyN.

Señaló que es “correcto” un aumento de 18% con una cláusula que habilite una reapertura de la discusión salarial en el segundo semestre “según la inflación y la recaudación”. Y rechazó las pretensiones de 35% de otros sectores docentes.

Su par de Corrientes, Ricardo Colombi, confirmó que las paritarias “van a depender de la posibilidad que tenga cada provincia”, sin “ningún piso y techo”.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, adelantó que el Gobierno va a “atender las necesidades de los gobernadores”, pero que, como “ése no es un gasto extraordinario”, debería “estar incluido en el presupuesto” de cada provincia.

El mandatario de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, criticó la falta de intervención de la Nación en las paritarias porque “traslada el conflicto a las provincias en un año electoral”. También en el conflicto docente se colará la campaña electoral.

Por La Nación