Que el noroeste argentino no está pasando su mejor momento lo demostraron varios informes, como el recientemente presentado por la consultora Economía y Regiones SA. Allí se detalla que en el NOA, se perdieron 5.332 puestos de trabajo entre las provincias de Salta (-2.765), Catamarca (-2.167), La Rioja (-1.904), Santiago del Estero (-1.144) y Jujuy (-614).

En la provincia jujeña, según distintas estadísticas, hay menos empleo privado y más precarización laboral, ya que en los últimos meses del año pasado se registró una caída del 1,4%, siendo el sector de la construcción uno de los que más despidos tuvo.

En esa línea, en todo el país (Jujuy no es la excepción) aumentaron las cifras de las modalidades de contratos precarios “por agencia o contrato a término” en un 25,6%.

Esto quedó reflejado en el reciente informe Trimestral de Salarios Privados, donde se detalla (con números brindados por el Indec) que en la región del NOA hay una tasa de actividad de 42,3%; el empleo es de 39,6%; la desocupación de 6,2 por ciento; mientras que la subocupación escala a 8,7%.

Según el Indec, en Jujuy el tercer trimestre de 2016 registró un 28.5% de trabajo en negro, una cifra sumamente discutible teniendo en cuenta la visible realidad de la provincia y las afirmaciones del gobernador Morales sobre un 42% de pobres; y que en el mismo NOA, registra valores promedios del 40,3% de trabajo en negro.

Por otro lado, el sector de los empleados estatales en Jujuy, que alcanzan un total de 82.768 personas en las diversas administraciones nacionales, provinciales y municipales, según datos de junio de 2016 del Ministerio de Trabajo de la Nación, tuvo un leve crecimiento interanual de un 3,3% en relación con el año 2015.

Los que menos pagan

En tanto, Tucumán, al igual que Misiones, son las provincias que presentan los menores salarios promedio del país. En el sector de la agricultura, caza y silvicultura los sueldos mensuales alcanzan apenas los $7.000. La provincia capitaneada por Juan Luis Manzur tiene el salario más alto en promedio en la explotación de minas y canteras, que asciende a unos $37.485. Eso significó un alivio para la estadística provincial, que se apoya en aquellos sueldos.

Por último, los datos de la consultora Economía y Regiones SA aseguran que Santiago del Estero y Tucumán son las provincias de menor remuneración bruta ($13.137 y $13.874, respectivamente). Si se comparan estos niveles con los de la provincia de mayor salario promedio (Santa Cruz), se tiene que la remuneración promedio santacruceña es 3,13 veces superior a la de la provincia de menor salario.

Por Crónica