Saltar al contenido.

Declaran una acción de nulidad en causa “Tula Gustavo Javier c/Ing. Miguel Angel Asis”

El Juzgado de Trabajo y Conciliación N° 3, Secretaría “A”, a cargo de la Dra. Claudia L. Elías, en los autos Expte. N° 3.692 – Letra “A” – Año 2015, dio a conocer la causa caratulada “Asís Miguel Ángel s/Acción Autónoma de Nulidad”.

EDICTO

El Dr. Carlos Fernando Castellanos, Juez del Juzgado de Trabajo y Conciliación N° 3, Secretaría “A”, a cargo de la Dra. Claudia L. Elías, en los autos Expte. N° 3.692 – Letra “A” – Año 2015, caratulados “Asís Miguel Ángel s/Acción Autónoma de Nulidad”, ha ordenado la publicación de edicto por un (1) día en el Boletín Oficial de la Provincia, y en un diario de circulación local.

“La Rioja, dieciséis de septiembre de dos mil quince. Proveyendo el escrito de fs. 5/10, téngase al ocurrente por presentado, parte en el carácter que invoca, en mérito al poder para juicios que acompaña y por constituido domicilio en el lugar indicado.

De conformidad a lo dispuesto por los Arts.269 y conc. del C.P.C., téngase por iniciada Acción Autónoma de Nulidad, en contra de la Sentencia de fecha 02 de febrero de 2015, del Registro de este Juzgado en los autos Expte. N° 3.130-T-2012 – Tula Gustavo Javier c/Ing. Miguel Ángel Asís – Despido; atento a ello córrase traslado al Sr. Gustavo Javier Tula, con domicilio constituido en autos principales, por el término de veinte (20) días, bajo apercibimiento de ley.

Téngase presente las pruebas ofrecidas y que hacen a su derecho para su oportunidad. Agréguese la documental acompañada conforme cargo de fs. 10 vta. Téngase presente la reserva del Caso Federal La Rioja.

Notifíquese. Fdo. Dr. Carlos Fernando Castellanos, Juez – Sra. Adela Herrera – Prosecretaria.

La Rioja, diciembre de 2016.

Dra. Claudia L. Elías

Secretaria

QUE ES UNA ACCION DE NULIDAD

Sent. número 173 del 16/12/04), la acción autónoma de nulidad es de aplicación jurisprudencial y doctrinaria en nuestro sistema procesal por cuanto no se encuentra legislada en nuestra compilación adjetiva. Se trata de una acción autónoma como su propio nombre lo indica cuya finalidad se sustenta en la injusticia de lo resuelto básicamente en lo que hace al derecho sustancial. Así, ante un proceso concluido frente al cual no caben instancias recursivas ordinarias o extraordinarias (dentro del cual incluimos al recurso de revisión, legislado en nuestro ordenamiento procesal -art. 395-) surge la acción autónoma de nulidad con la cual se pretende reeditar la relación jurídico-procesal viciada, pasada ya en autoridad de cosa juzgada, por vicios sustanciales con las cuales se violentan garantías constitucionales. Citando así doctrina y jurisprudencia que ilustran nuestro pensamiento y nos brindan herramientas necesarias a fin de decidir la suerte de esta clase de planteos, “Desde que la acción de nulidad se propone volver a abrir una relación procesal cerrada definitivamente por sentencia firme, no se trata -afirma Chiovenda- de un simple medio extraordinario de impugnación, sino que tiene el carácter de una verdadera acción autónoma que pone en jaque al proceso íntegro” (Berizonce: “La Nulidad en el Proceso”, La Plata 1967, pág. 126).——————————-
Es claro entonces que la vía intentada importa una acción sustancial cuyo objeto es la anulación de todo un proceso concluido y de la resolución que hace cosa juzgada, por lo que se persigue abrir la relación procesal cerrada definitivamente.———————————————————————–
El objeto pretendido, puede sintetizarse, en la declaración de nulidad del proceso impugnado y de la sentencia como generadora de una nueva instancia, para lo cual debe acaecer la violación de una garantía constitucional, frente a lo que debe ceder la preclusión procesal como fenómeno convalidante del proceso y la cosa juzgada como expresión última de la jurisdicción.————————————————————
El actor deberá demostrar no sólo que no pudo defenderse, sino además que en base a esa indefensión el vencedor obtuvo un pronunciamiento contradicho por la realidad de los hechos y el derecho que el vencido no pudo invocar ni probar, es por ello que se requiere la promoción de una demanda con todos los requisitos exigidos por el ordenamiento procesal como tal, totalmente independiente del proceso que se pretende anular.—–
La acción entonces, es independiente de la que se pretende anular debiendo en consecuencia darle un trámite amplio de conocimiento en resguardo de la garantía constitucional del derecho de defensa en juicio, se pretende reeditar la cosa juzgada, por lo cual se le debe otorgar a las partes la mayor amplitud posible para resguardar los derechos que creen conculcados y que tienen como fin nada más y nada menos que desmoronar uno de los principios procesales de mayor rango en el proceso como lo es “la cosa juzgada”. Así lo sostiene la doctrina “Ensayando un concepto de “acción de nulidad” Luís Maurino escribe que “…es una acción que se concreta, se exterioriza e instrumenta en una demanda principal introductiva de instancia. (…) Se la califica de autónoma -enseña Peyrano- (…) por ser generadora de una nueva instancia, distinta en principio de la que se intenta destruir”. (Ortiz Pellegrini, Junyent Bas, Keselman, Marcellino, “Recursos Ordinarios”, pág. 158).————————————————-

A %d blogueros les gusta esto: