El viceintendente pierde parte de los planes Jefes de Hogar que pasarían a manos de las Teresitas. Cambiemos un espectador de lujo de la puja por un plan nacional.

El dato es de @negrolarioja: de 2.000 beneficiarios del programa Jefes de Hogar solo quedan 500 personas bajo el control de Felipe Álvarez. Se trata del viceintendente que puso a disposición una herramienta nacional al municipio de Alberto Paredes Urquiza. 

Más o menos beneficiarios se nota en las calles como cayó la gestión municipal. La gente del intendente asegura que se debe que hubo vacaciones del personal. Pero lo cierto que lo único que se veía en la Capital eran los Jefes de Hogar de Álvarez, ex integrante del grupo denominado “Los Beder Boy’s”, cuya última pelea fue desconocer a su ex jefe, al considerar que Luis Beder Herrera ya fue. 

En Casa de Gobierno dejan trascender que 1.500 beneficiarios pasarán a la órbita de las Teresitas, mientras que Cambiemos es un especulador de lujo en una pelea política del justicialismo con un plan nacional. 

La baja del batallón del viceintendente se podría encuadrar en la pelea con el ex gobernador, tanto de él como del jefe comunal, pese que ambos fueron empleados del hoy presidente del Consejo Provincial del PJ y jefe político de Sergio Casas y Néstor Bosetti. 

El otro dato es que para ser beneficiario del Plan Jefe de Hogar no se puede tener ningún bien a su nombre, ni una moto, que eso también ha excluido a mucha gente.

Si es así, Luna y Madera saldrán a la ciudad con la ex gente de Alvarez, ya que ambas serán candidatas en las próximas elecciones. Una dejaría la senaduría para ir por una banca provincial y la otra buscaría mantener lo que tiene. Ese seria el acuerdo alcanzado con Beder Herrera, el encargado de la estrategia política del gobierno local. 

Hasta Ricardo Quintela estará en la discusión departamental, mientras sus laderos volvieron a la carga contra la gestión de Paredes Urquiza, de buen diálogo con el vicegobernador.