Se refirió a la detención de César Milani, quien también está acusado por la desaparición de su hijo, un conscripto que estaba a órdenes del ex jefe del Ejército de Cristina Kirchner. 


La madre de Plaza de Mayo Marcela Brizuela de Ledo (86) cuestionó al gobierno kirchnerista por haber designado al frente del Ejército a César Milani, el general que fue detenido el viernes pasado en La Rioja por violaciones a los derechos humanos y que también está acusado en Tucumán por la desaparición y muerte de su hijo, Alberto Ledo.

“Me acuerdo del doctor Kirchner que bajó los cuadros de (Jorge Rafael) Videla y de otros asesinos. Y yo sentí un dolor grande cuando lo ponen a un represor como jefe del Ejército (sic)”, recordó la madre del soldado que desapareció en plena dictadura y cuyo parte de supuesta “deserción” fue firmado por Milani. 

Las declaraciones de la mujer, un octogenaria que continúa con el reclamo de verdad y justicia para su hijo, volvieron a poner en cuestionamiento la real actitud que tuvo el kirchnerismo con respecto a la política de derechos humanos. Es que crecen las voces que critican al gobierno anterior por encumbrar a Milani como jefe del Ejército pese a la existencia de graves acusaciones por delitos de lesa humanidad durante la dictadura.

Marcela Brizuela destacó que las Madres de Plaza de Mayo que conduce Hebe de Bonafini “no atendieron el teléfono” cuando ella llamó para preguntar por qué había recibido la presidenta de esa organización al entonces jefe del Ejército, en 2013, para hacerle una entrevista, pese a que estaba acusado por la desaparición de su hijo. “Ignoro si había algún compromiso (para realizar ese reportaje), pero nosotros nos quedamos un poco solas, sin amparo de las Madres”, se lamentó en el programa intratables, del canal América.

La madre del soldado Ledo, desparecido durante la dictadura, recordó que Néstor Kirchner ordenó bajar los cuadros de Videla y otros represores que estaban en el Colegio Militar.

La madre de Ledo admitió que sintió “un golpe fuerte” cuando Milani fue ascendido. “Pero bueno, tengo un compromiso que es buscar a mi hijo, no voy a quedar sola, estoy acompañada. Siempre luché y siempre pensé encontrar a mi hijo con vida”, continuó Marcela Brizuela.

Además, resaltó que “el señor Milani dijo que lo de mi hijo era un invento, que me habían pagado. El señor Milani dijo que ni lo conocí a mi hijo”, por lo que fue “un alivio” cuando se enteró que el último jefe del Ejército que tuvo Cristina Kirchner fue detenido, aunque en La Rioja y por las torturas y el secuestro de Ramón y Pedro Olivera.

“Decía Milani que todo era una invento de la mamá y la hermana de Ledo, que él no lo conocía, que alguien nos pagó y que era una cuestión mediática”, insistió Marcela Brizuela.