Hay nuevos que quieren jubilar a los viejos, aunque sean tan viejos como aquellos que quieren hacer jubilar. Eso pasa en la política riojana

 

c5eeboiwgaquaut

“Se embalaron tanto que alguien les corrió el arco y pasaron de largo con pelota y todo”. Así lo sintetiza un experimentado político de La Rioja. Alberto Paredes Urquiza y Néstor Bosetti se pusieron de acuerdo en jubilar a Luis Beder Herrera, su padre político. Hablaron tanto de él, que dejaron de lado todas las peleas para que el intendente y el vicegobernador compartieran el agua del mismo vaso.

Todo eso se armó desde la mitad del año pasado, pero la gestión diaria es destructiva que llegaron a fines de febrero y se encontraron con el ex gobernador más fortalecido que ellos. Es simple de entender: Beder Herrera está frente a un televisor inmenso y sentado en un sillón casi todos los días para hacer política. Ellos están entre levantar la basura y que buscar las pocas obras públicas que financia Mauricio Macri.

Al saber de la posible alianza, en su calidad de presidente del PJ, algo inédito ya que debería serlo Sergio Casas, el hombre que atiende en el “santuario” comenzó a reunir la tropa y los convenció que el territorio es lo primero, y por eso hay que adelantar las elecciones para el 11 de junio. 90 días antes debe emitirse el decreto de convocatoria (11 de marzo).

Fue un golpe letal para Paredes Urquiza, que hace 20 años que está en la política, y para el empresario Bosetti, que llegó de la mano de Luis Agost Carreño, y que su atrevimiento y ambición política lo llevó a manejar la camioneta del hombre que ha tenido más poder que el propio Carlos Menem.

Se acabaron las reuniones secretas y la planificación de la estrategia, hasta las coincidencias en Buenos Aires en los despachos de la Casa Rosada. Cuando quisieron darse cuenta, el “santuario” se llenaba de autos oficiales y políticos todos los días, y ellos estaban casi con el agua en el cuello.

En la política riojana nadie ha tenido el “tupé” de jubilar a nadie, ya que la historia así lo dice y la idiosincrasia de un pueblo habla que el riojano es más político que Menem. Todos hablan sobre política; hasta los niños en las escuelas, ya que la provincia es un semillero de políticos.

En dos semanas, el dirigente que está desde 1983 en la política riojana los desnudó y los volvió a vestir frente a la dirigencia y hasta los ciudadanos en común. Mientras Beder Herrera estaba en Estados Unidos, Paredes Urquiza decía que el ex gobernador era el límite, al tiempo que la radio bosettista se había transformado en una propaladora de mensajes contra el ex gobernador: hasta Eduardo Menem le decía de todo a Beder Herrera.

Ya estaba en el anecdotario la ruptura de Felipe Álvarez, integrante de los Beder Boy´s, que quería empezar a volar solo, aunque su vida se hizo en Buenos Aires.

Ya había pasado el tour turístico por Londres, Boston, Washington y New York, para que luego saliera Bosetti a denostar, a través de su cuenta de Twitter a Beder Herrera, ese mismo que lo había llevado a la tierra de la NBA. Había pasado un día que se habían bajado juntos del mismo avión.

Desesperación debe ser la palabra exacta para sintetizar lo que les pasaba a Paredes Urquiza y Bosetti porque los tiempos se habían acortado para ser los verdugos del ex gobernador. Ya en La Rioja el abanico de visitas en el santuario pasaba desde Oscar Chamía, luego por Ricardo Quintela, hasta los concejales no paredistas y los paredistas como Lucas Adaro (junto a su padre).

Para que luego Bosetti se colara en un asado en la casa de Chamía, quien quería caer en gracia a sus pares para seguir como vicepresidente primero de la Legislatura; cuyo bloque es presidido por Marcelo del Moral.

Así se llegó al fin de semana largo con un encuentro el viernes entre Beder Herrera y Casas por la visita de Alberto Rodríguez Saá que se decidió que habrá una respuesta política a la acción de los socios Paredes Urquiza y Bosetti.

En la oportunidad, el gobernador reafirmó que no será candidato a senador, como también se había ilusionado Bosetti, y los 200 millones de dólares solamente serán para la ampliación del Parque Eólico.

Beder Herrera fue más allá, ya que le quitó la administración del Superdomo al bosettismo y les dijo a los concejales no paredistas que nadie puede suspender la primera sesión, ya que es un órgano autónomo.

Casas y Beder Herrera además hablaron de la posibilidad de la emisión de $3.000 millones en bonos para otorgar un importante incremento salarial, que ya se había dicho en Estados Unidos, como el adelantamiento de las elecciones para el 11 de junio para salvar el territorio.

Con la foto con Beder Herrera el viernes por la noche en la Residencia Oficial, el gobernador reiteró que no está dispuesto a pelearse con el ex gobernador, quien ha sido el mentor que lo llevó a la Casa de Gobierno. Casas trabaja para que Beder Herrera vuelva, mientras que Beder Herrera analiza también que Casas siga, pese que la Constitución hoy lo impide.

En el frente están Paredes Urquiza y Bosetti, los verdugos de Beder Herrera, que los conoce mas que sus propias esposas. El intendente ocupó todos los cargos en la administración bederistas y cuando Beder Herrera era socio de Ángel Maza; y el vicegobernador fue un crítico de Beder Herrera para enamorarse posteriormente de sus acciones que determinaron que sea el ministro de Infraestructura en la época de Lázaro Baéz.

Hoy el peronismo está entre el santuario con puertas abiertas, que recibe a todos, y el reciclado de la “nueva política”, que debe tomar una decisión trascendental: ser la pata peronista del modelo de Mauricio Macri en La Rioja.