El juez federal Poviña lo acusó de encubrimiento, le trabó un embargo por $ 200.000 y le prohibió la salida del país.

El juez federal N°2, Fernando Poviña, resolvió hoy procesar al ex jefe del Ejército César Milani en la causa por la desaparición -en 1976- del soldado Alberto Ledo. El magistrado lo consideró autor del delito de encubrimiento en concurso ideal con falsedad ideológica, le trabó un embargo por $200.000 y le prohibió la salida del país.

Es el segundo revés que sufrió Milani en pocas horas, ya que la fiscala federal Virginia De Miguel Carmona, que impulsa la causa por la que el ex jefe del Ejército quedó detenido en La Rioja, por delitos de lesa humanidad, le sumó el delito de asociación ilícita.

El soldado Ledo nació en La Rioja y en 1975, cuando tenía 20 años, fue llamado a cumplir el servicio militar obligatorio en el Batallón 141 de Ingenieros del Ejército, ubicado en esa provincia. 

En mayo de 1976, fue trasladado a la localidad de Monteros. El soldado viajó a Tucumán junto a otros conscriptos, bajo las órdenes de Milani y de Esteban Sanguinetti (procesado y detenido), con quien salió de recorrida en junio de ese año por el monte. 

El 4 de julio, ante la falta de noticias de su hijo, Marcela Brizuela viajó a Monteros, donde se le notificó que su hijo había desertado.

En la causa se investiga a Milani porque habría confeccionado un sumario falsificado en el cual constaba el presunto abandono de servicio por parte del soldado. 

Compañeros de Ledo le informaron a Brizuela que antes de salir de recorrida, los oficiales les ordenaron recoger las pertenencias de Ledo.

Milani quedó detenido en La Rioja a mediados de febrero acusado de delitos de lesa humanidad, por la imposición de torturas, allanamiento ilegal y privación ilegítima de la libertad de los riojanos Pedro y Alfredo Olivera y Verónica Matta, durante la última dictadura, ocurridos en 1977.


RESOLUCIÓN JUDICIAL