Se trata de Luis Páez, quien aseguró no tener miedo y estar dspuesto a enfrentar a quienes quieran sacarlo de su cargo

El jefe de la policía de La Rioja, comisario Luis Páez, denunció hoy que sufrió “amenazas de muerte” que afectaron también a su familia para que abandone el cargo, pero aseguró que no les “tiene miedo” y está dispuesto a enfrentarlos “donde sea”.

El comisario Páez reveló hoy a radio FM Fénix que hay “mucha gente” de la propia policía que lo quiere “fuera de la fuerza” y anticipó que no renunciará. “Estoy fuerte y tranquilo con el trabajo”, señaló, y advirtió que a sus detractores “no les tengo miedo y seguramente los enfrentaré donde sea y a quien sea, porque mientras haga las cosas bien, estoy tranquilo”. 

Al confirmar que recibió “amenazas de muerte”, Páez subrayó que no deberían haberse encarnizado con un hijo suyo, adolescente, porque “muchas veces quiere salir y no puede”. “Esta gente cruzó un límite”, añadió. Además, señaló que se trata de “gente que busca un lugar y, como no lo encuentra, busca estos caminos que para mí son erróneos porque cuando uno se va de la fuerza tiene que tratar de seguir apoyándola. No tengo por qué decirle al nuevo qué es lo que tiene que hacer”.

“Seguramente me equivoqué muchas veces, pero fue en el afán de trabajar y darle mejores cosas a mi gente y a la sociedad”, acotó el jefe policial. 

Asimismo, estimó que a sus atacantes “les molestó cuando puse el teléfono al servicio de la sociedad. Les molesta que sea gritón pero lo voy a seguir haciendo”. 

“La sociedad nos paga para que la cuidemos, no para que juguemos con un teléfono en una esquina”, advirtió el comisario. Desde hace casi un mes la existencia de una interna policial comenzó a circular a través de redes sociales y algunos panfletos anónimos que hablan de una situación de disconformidad con la cúpula y las condiciones de trabajo.

Por Agencia DyN