La fiscal le preguntará si integró una banda para secuestrar personas durante la dictadura.

El ex jefe del Ejécito César Milani será indagado nuevamente el martes próximo, luego de que la fiscal federal Virginia Miguel Carmona ampliara la imputación por asociación ilícita y el Juzgado Federal de La Rioja aceptara el planteo en el marco de la causa que investiga tres secuestros de la última dictadura.

Milani ya está procesado por encubrimiento del secuestro, asesinato y desaparición del soldado conscripto Alberto Agapito Ledo en 1976 durante el Operativo Independencia.

También está procesado por enriquecimiento ilícito, mientras se lo investiga por si existió un aparato de inteligencia ilegal durante el gobierno de Cristina Kirchner.

Este delito, el de asociación ilícita, tiene una pena mayor lo que reduce las posibilidades de excarcelación del general que apoyó “el proyecto nacional y popular” de los K.

Milani fue convocado a prestar declaración indagatoria por el juez federal Daniel Herrera Piedrabuena antes de salir de licencia por razones médicas, informó el sitio fiscales.gob.ar.

Si el magistrado no se recupera antes de esa fecha la Cámara Federal de Córdoba deberá designar un subrogante para tomar declaración al ex jefe del Ejército y un día después, el miércoles 15, al oficial retirado Alberto Solano Santacroche.

Milani se encuentra detenido en La Rioja desde el 17 de febrero por decisión del juez Piedrabuena en la causa que investiga los secuestros de Pedro Adán Olivera y su hijo Ramón, en 1977, y la detención ilegal de Verónica Matta.

Virginia Miguel Carmona amplió la acusación a Milani y Santacroche en un escrito en el que solicitó que “se cite nuevamente a prestar declaración indagatoria” con relación al delito de “asociación ilícita previsto en el artículo 210 del Código Penal vigente a la fecha de los hechos que se investigan, y que se desprende de la descripción contenida en el requerimiento de instrucción”.

La fiscal recordó que en 2016 fueron condenados por asociación ilícita los restantes imputados en esta causa: el ex jefe del III Cuerpo de Ejército Luciano Benjamín Menéndez, el ex juez federal Roberto Catálán, el ex médico y jefe de Sanidad del Batallón 141 Leónicas Carlos Moliné y el ex inspector en la Delegación local de la Policía Federal, Roberto Reinaldo Ganem.

Ramón Olivera y su padre Pedro Adán fueron secuestrados y torturados en marzo de 1977 en la capital riojana, mientras Verónica Ligia Matta fue víctima de los mismos delitos en julio de 1976.

Verónica reconoció a Milani como coautor de su detención ilegal y de la tortura de la que fue víctima uno de sus compañeros de detención.

Ramón Olivera también reconoció a Milani -en esa época, subteniente del Batallón de Ingenieros 141- como la persona que lo traslado desde su cautiverio ante el juez Catalán e individualizó al entonces teniente primero Santacroche entre sus secuestradores, único hecho por el que este último está imputado.

Por otra parte, la semana pasada el juez federal de Tucumán Fernando Poviña procesó a Milani por los delitos de encubrimiento y falsedad ideológica, debido a que “confeccionó falsamente el acta de deserción del desaparecido soldado Ledo, con la finalidad de encubrir el hecho delictivo y la responsabilidad de sus perpetradores”.

En el fallo, Poviña también dispuso embargar bienes de Milani hasta cubrir 200 mil pesos y le prohibió salir del país en el marco de la causa que investiga la desaparición del conscripto Alberto Ledo, perpetrada en 1976. Por el mismo hecho ya estaba procesado el capitán Esteban Sanguinetti, en ese momento superior de Milani.

Por Clarín