La nueva imputación fue dispuesta hace nueve días por el juez federal de La Rioja, Daniel Herrera Piedrabuena, antes de sufrir una descompensación que provocó su internación en un centro médico de La Rioja.

El ex jefe del Ejército César Milani enfrentará el martes una nueva indagatoria, en este caso por supuesta asociación ilícita, tras llevar 23 días detenido en una cárcel común por los delitos de lesa humanidad durante la última dictadura.

La nueva imputación fue dispuesta hace nueve días por el juez federal de La Rioja, Daniel Herrera Piedrabuena, antes de sufrir una descompensación que provocó su internación en un centro médico de La Rioja.

En lugar de Piedrabuena, de licencia por razones de salud, fue ratificado el juez federal de la Cámara Penal Oral de La Rioja, José Camilo Quiroga Uriburu. 

La justicia sigue sin admitirle a Milani los recursos que presenta su defensa para lograr que sea excarcelado y por eso sigue detenido en el pabellón 5 de la única cárcel que tiene La Rioja, aunque ya no hay denuncias por sus condiciones de detención.

El viernes, la Cámara Federal de Córdoba se declaró “incompetente” para tratar un recurso de hábeas corpus presentado por la defensa del ex titular del Ejército Argentino con el fin de lograr su libertad e indicó que esa presentación debe concretarse ante el juzgado federal de La Rioja.

La novedad en las últimas horas fue un escrito firmado por uno de sus denunciantes en La Rioja, el ex detenido político Alfredo Olivera, que fue publicado como en el diario local El Independiente y luego replicado por las redes sociales.

Bajo el título “La detención de Milani no tiene padrinos”, Olivera desmintió que, como denunciante, haya contado con algún “apoyo o acompañamiento” de legisladores nacionales de Cambiemos (aqui Fuerza Cívica Riojana) para reactivar la causa, como había afirmado la diputada nacional Clara Vega el 25 de febrero.

Olivera dijo en su texto que “esas expresiones son cuanto menos inexactas o falsas, toda vez que la reactivación de mi denuncia fue promovida por una sola persona: la abogada Viviana Reynoso que, a la postre, es mi abogada querellante, junto a su hermana María Elisa Reynoso, Adriana Mercado Luna y Cristina Herrera, a las que nunca les pagué ni un peso”.

El ex preso político recordó que su denuncia fue radicada en la justicia federal por primera vez en el año 79 pero el entonces juez Catalán “se declaró incompetente”.

Luego la ratificó ese mismo año ante la justicia militar, en 1984 ante la Comisión provincial de Derechos Humanos; en 1985 en la justicia provincial y en 1986 nuevamente en la federal, “donde dormía la causa”.

Recién el 18 de julio de 2013 la abogada Reynoso ratificó esa denuncia ante el Juzgado Federal, indicó Olivera.

Milani está preso desde el 17 de febrero por el secuestro y las torturas aplicadas a Pedro Olivera, su hijo Alfredo y a Verónica Matta, en la época en que era un joven oficial y estaba destinado en el Batallón de Ingenieros de Construcciones 141 de La Rioja.

Además, fue procesado a principios de marzo por los delitos de “encubrimiento y falsedad ideológica” en la desaparición del soldado Alberto Ledo, en junio de 1976, durante el denominado “Operativo Independencia” en la provincia de Tucumán.

La medida fue tomada por el juez federal tucumano Fernando Luis Poviña, quien lo embargó por 200 mil pesos y también le prohibió la salida del país.

 Por Agencia DyN