​Las autoridades remarcaron que estos efluentes no presentarían presuntivamente riesgos mayores para la población

A raíz de un derrame producido en la curtiembre de Nonogasta, los secretarios de Ambiente y de Industria de la Provincia se hicieron presentes inmediatamente en el lugar, donde constataron un derrame de efluentes tratados que se utilizan para el riego de las plantas fitorremediadoras.

Según un comunicado de prensa del Gobierno, las autoridades remarcaron que estos efluentes no presentarían presuntivamente riesgos mayores para la población, por tratarse de aguas que ya fueron sometidas a un tratamiento primario y por tanto se encontrarían libres de sulfuros y demás agentes químicos, pero de igual manera informaron que se aplicó el protocolo pertinente a fin de esclarecer el incidente.

El secretario de Ambiente de la Provincia Santiago Azulay junto al secretario de Industria Luis Bustillo y técnicos de la cartera ambiental dependiente del Ministerio de Planeamiento e Industria, recorrieron este martes la zona del derrame acaecido en el predio del pulmón verde (ubicado en la curtiembre) donde se conducen los efluentes ya tratados para ser utilizados en el riego de las plantas fitorremediadoras, acciones enmarcadas en el Plan de Gestión Integral que el Gobierno implementa en esta empresa.

 

De este modo especificaron que estas aguas están libres de cromo ya que provienen de una etapa del proceso industrial donde no se utiliza tal elemento, y a su vez carecen de sulfuros y sulfhídricos ya que son tratadas en la planta de tratamiento de efluentes, por lo que se descartaron que el mismo fuera un derrame de riesgo.

 

Por lo expresado, los funcionarios coincidieron en llevar tranquilidad a la población de Nonogasta por cuanto constataron, a prima facie, que la situación generada por el momento no reviste mayor peligrosidad. Lo que no impide que luego de la evaluación de los resultados de los análisis y las acciones verificadas en el lugar, se apliquen sanciones, que van desde multas hasta el cierre preventivo de la empresa.

 

Asimismo informaron que en la jornada este miércoles, en horas de la mañana, se realizó ante escribano público y con la participación de técnicos del laboratorio encargado de la realización de los análisis, la toma de muestras de suelo y agua en la zonas del derrame y de efluentes en diferentes puntos del proceso para ser analizados, y actuar en consecuencia tomando las medidas que correspondan al caso.

 

Ambos funcionarios expresaron que su presencia en el lugar también obedece a la preocupación del gobernador Sergio Casas, como así también del ministro de Planificación e Industria Rubén Galleguillo y a la intendenta del departamento.


 

Intimación a la empresa

Asimismo los funcionarios de Ambiente en ejercicio del poder de policía que la ley les confiere, acompañados de la fedataria pública, realizaron una intimación a Curtume CBR., de la que se destacan los siguientes puntos, la inmediata presentación de los registros de los volúmenes de efluentes tratados en la planta en los últimos 30 días, con descripción de la composición al ingreso y a la salida de la misma.

 

Informe con descripción del tratamiento que reciben los efluentes en la planta, calidad, y características del agua una vez que fue tratada y a la salida de la planta de tratamientos. Descripción y funciones del sistema de monitoreo y procesos que se realizan en la planta de tratamiento de efluentes.

 

También se intimó a la empresa Curtume CBR a que en un plazo no mayor a 5 días, por seguridad y precaución completen el cerramiento perimetral del inmueble, de forma provisional y hasta tanto sean zanjados judicialmente los conflictos de límites de público conocimiento. Sin que el cumplimiento de esta medida importe pronunciamiento de esta autoridad ambiental sobre los derechos de dominio que se debaten judicialmente.

Finalmente, exigieron a la empresa a que se efectúen todas las medidas de precaución, necesarias y conducentes para evitar futuros incidentes como el investigado, tomando los recaudos de rigor para que el personal de control de la empresa recorra varias veces al día la zona para advertir situaciones como la convocante, con mayor rapidez. Todo ello bajo apercibimiento de que en caso de incumplimiento, se tomarán las medidas preventivas y/o correctivas que por ley correspondan.