Gustavo sería lo nuevo, aunque el apellido Galván no. Felipe Alvarez fue ministro de Beder Herrera. Madera y Quintela son los más conocidos como del PJ

Con solo mirar algunos antecedentes, las elecciones que se vienen se juegan con las mismas estrategias y hasta con los mismos nombres o apellidos. Así se dejó de lado la prédica de caras nuevas que dicen que la sociedad pide en el marco de un proceso electoral tan corto. 

La candidata era Inés Brizuela y Doria, pero apareció Gustavo Galván, hijo del ex senador radical Raúl Galván. Felipe Alvarez fue funcionario del ex gobernador y actual diputado nacional Luis Beder Herrera, ya que integró el grupo “Beder Boy’s”. 

Galván es Cambiemos como lo nuevo en la política, pero el apellido no, mientras que Alvarez es Alberto Paredes Urquiza, el secretario del ex gobernador. 

Teresita Madera es diputada nacional y Ricardo Quintela fue intendente. Son las caras visibles del peronismo. Madera ya fue candidata y Quintela fue hasta candidato a gobernador. 

También está Rogelio De Leonardi, el eterno secretario general de la Asociación de Maestros y Profesores.

Y si se mira a fondo las listas presentadas se encuentran nombres que antes estaban en otros sectores y hasta en otros partidos.

Un caso es Pedro Goyochea -el segundo de Álvarez- que fue candidato a concejal de Quintela y ahora es la nueva cara de Paredes Urquiza. 

Los partidos con menos difusión están en la misma situación. Así su gente son candidatos cada dos años. Puede ser por falta de gente o desacuerdos, como sucede en la Izquierda que no se puede poner de acuerdo en La Rioja