Las empresas del sector minero metalífero y del litio invertirán este año u$s 1.145 millones en nuevos proyectos de desarrollo en el país, mientras empiezan a aplicar herramientas para medir el impacto favorable -tanto económico como ambiental y social- y recobrar la confianza tras los episodios de contaminación provocados por la compañía Barrick Gold en San Juan.


“Hoy no podemos refutar las críticas de la gente y le damos la razón, pero estamos comprometidos a llevar adelante el acuerdo firmado el año pasado con la Asociación Minera de Canadá para implementar en el país la iniciativa Hacia una Minería Sustentable (TSM, por su sigla en inglés)”, dijo presidente de la Cámara Argentina de Emprearios Mineros (CAEM), Marcelo Álvarez.

En diálogo con la prensa, Álvarez presentó el encuentro ArMinera, que sesionará en el porteño Centro Costa Salguero del 9 al 11 de mayo tras la firma la semana próxima del Acuerdo Federal Minero entre el presidente Mauricio Macri, las empresas, los gobernadores de las provincias productoras y el sindicato respectivo.

Alvarez detalló que las inversiones de este año corresponden a seis proyectos de oro, plata y cobre, mientras cinco son de litio, a la vez que cifró en otros u$s 2.100 millones las inversiones previstas para 2018, sin considerar lo que destinarán las compañías ya instaladas a identificar nuevos recursos.

Advirtió, con todo, que “no se debe esperar un boom de ingreso de capitales porque los inversores esperan que se consoliden las medidas macroeconómicas sobre inflación, infraestructura e inclusive el tipo de cambio, al que a nuestro juicio le falta un poquito y debería estar en $18 por dólar”.

El empresario admitió la incidencia desfavorable de los episodios sucesivos de derrame de cianuro en la mina sanjuanina Veladero, hoy con actividades suspendidas, pero confió en las buenas perspectivas mineras a la luz de la implementación del TSM.

“Se trata de un conjunto de herramientas e indicadores que sirven para medir el desempeño de las empresas en diversas áreas y garantizar que los principales riesgos de la minería se administren de manera responsable”, dijo el empresario, directivo de Goldcorp, la minera canadiense que opera Cerro Negro, en Santa Cruz.

Alvarez detalló los seis ejes del TSM orientados a fomentar la responsabilidad, la transparencia y la credibilidad: las relaciones con la comunidad; la conservación de la biodiversidad; el uso energético y las emisiones de gases de efecto invernadero; la gestión de relaves; la seguridad y salud de los empleados; y el manejo de crisis y la comunicación.

“Lo que se busca es demostrar que no existe un doble estándar en cuanto a las medidas que se adoptan en los países de origen y en la Argentina, lo cual será revisado cada dos años mediante auditorías externas”, sostuvo el titular de la CAEM, quien no descartó que los primeros reportes empresarios puedan difundirse antes de fin de este año, aunque el cuadro general recién estará a la vista en los últimos meses de 2018.

En ese contexto, el encuentro ArMinera se plantea este año una fuerte expansión, con un salto en materia de participantes (220 empresas frente a 170 en la edición anterior, no sólo proveedores, que mantendrán unas 800 reuniones de negocios) y el doble de superficie (4.000 m2).

La exposición –que aspira a convertirse en un centro de referencia regional, al igual que las citas de Toronto, Santiago de Chile y Lima- albergará además un encuentro de ministros del área de la Argentina, Canadá, Chile, Ecuador, Estados Unidos y Perú.

Alvarez aseguró que la minería argentina suma 80.000 puestos laborales, ente directos e indirectos; realizó el año pasado compras por u$s 1.300 millones, de los cuales sólo se importó 8%; y “es sustentable, ya que más allá de las fallas en San Juan no hubo fuertes daños a las personas ni al medio ambiente”.

Adelantó por último que el Acuerdo Federal ya cuenta con el aval de gobernadores y del sindicato, y permitirá “abrir mesas de negociación que debatirán sobre aspectos laborales, impositivos, entre otros, para aumentar la competitividad de la minería nacional, y hasta para evaluar normas que hoy impiden la gran minería en Córdoba, Mendoza, Chubut y La Rioja”.