Investiga irregularidades en la provisión de medicamentos falsificados y en el otorgamiento de subsidios destinados a cubrir necesidades de afiliados afectados por catástrofes naturales.

La Unidad de Investigaciones que interviene en los delitos cometidos contra el PAMI (UFI PAMI) lleva a cabo investigaciones en varias provincias relacionadas con irregularidades en la provisión de medicamentos falsificados y en el otorgamiento de subsidios destinados a cubrir necesidades de afiliados afectados por catástrofes naturales.

Según Télam, la semana pasada, la UFI PAMI, a cargo del fiscal Javier Arzubi Calvo, radicó una denuncia ante la Fiscalía Federal Número 1 de Formosa contra el ex director de la Unidad de Gestión del organismo en esa provincia, Víctor Fernández por “apoderamiento” de sumas de dinero.

Se trataba de fondos que iban a destinarse a los jubilados que habían padecido las consecuencias de las inundaciones que afectaron la provincia.

La presentación comprende también a los ex funcionarios Ramón Rolando Palavecino, y Maximiliano López, sindicados de haber participado en una maniobra que perjudicó al organismo previsional por 8 millones de pesos.

La investigación está a cargo de la fiscal Elena Marisa Vázquez, quien esta semana presentaría, según consignaron fuentes de la UFI PAMI, un requerimiento de instrucción para comprobar esta presunta operatoria fraudulenta que se llevaba a cabo en la ciudad de Formosa capital y en las localidades de Clorinda y Tres Lagunas.

La irregularidades consistían en concederles subsidios a los afiliados a los afiliados al PAMI afectados por las inundaciones.

Pero esos fondos no se entregaban en su totalidad, puesto que los beneficiarios eran obligados a firmar un documento en blanco por una parte del dinero asignado, mientras que la diferencia era retenida.

A su vez, en la denuncia de la UFI PAMI se señala que también hubo en Formosa hubieron desvíos de los subsidios que se otorgaban a personas que no requerían de asistencia por parte de la obra social de los jubilados.

Maniobras similares se registrador en el otorgamiento de otros subsidios y en la organización de los viajes para los afiliados, en los cuales se registraban notorias diferencias entre las excursiones que se facturaban y las que efectivamente se concretaban.

En otro orden, la UFI PAMI impulsa a nivel nacional una investigación sobre irregularidades en la provisión de medicamentos para pacientes insulinodependientes obtenidos a través de recetas falsas, y que le provocaron un perjuicio millonario al organismo previsional.

“Se trata de una falsificación de recetas y troqueles de los envases de medicamentos para pacientes con diabetes y pedirle al PAMI que pague las prestaciones”, explicó en declaraciones a Télam Arzubi Calvo.

Al constatarse los datos de las personas que figuran como beneficiarios, los funcionarios judiciales advirtieron que muchos de ellos no estaban enfermos o habían muerto.

Se trata de una investigación que comenzó a fines de 2015, cuando Arzubi recibió una base de datos con información sobre pacientes diabéticos y al entrecruzar información se constaron algunas irregularidades.

Se presentó una denuncia en abril del año pasado que detallaba la detección de 1133 casos de afiliados al PAMI que pese a haber fallecido registraban consumos por más de 23 mil unidades de insulina, en un período que comprende entre 2010 y 2015.

En una primera etapa se constataron falsificaciones en las tiras de reactivos (un dispositivo para medir el nivel de azúcar en la sangre) para pacientes diabéticos, pero desde la UFI PAMI se conjeturaba que la maniobra comprendía además provisiones de insulina facturadas mediante este mecanismo.

Actualmente, se llevan a cabo investigaciones en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Misiones, Corrientes, La Rioja y Santiago del Estero.

Fuentes de la UFI PAMI adelantaron que esta semana puede haber novedades en relación a causas por adulteración de medicamentos para pacientes diabéticos en Tucumán y en Salta.